Ciencias de la salud

Artculo de investigacin

 

Ablactacin Errnea y sus Efectos en la Desnutricin Crnica

 

Misuse and its Effects on Chronic Malnutrition

 

Mau uso e seus efeitos sobre a desnutrio crnica

 

 

Andrea Maritza Vargas-Calle I

avargas2898@uta.edu.ec

https://orcid.org/0000-0002-3466-8864

 

Cristian Alexander Corella-Galarza II

cristianacorella@uta.edu.ec

https://orcid.org/0000-0003-3186-9377

 

 

Correspondencia: avargas2898@uta.edu.ec

 

 

 

*Recibido: 17 de septiembre de 2020 *Aceptado: 15 de octubre de 2020 * Publicado: 12 de noviembre de 2020

 

       I.            Mdico Posgradista en Medicina Familiar y Comunitaria II Cohorte, Facultad de Ciencias de la Salud, Grupo de Investigacin Maskariapi all Kawsai, Universidad Tcnica de Ambato, Ambato, Ecuador.

    II.            Mdico Especialista en Medicina Familiar y Comunitaria en el Centro de Salud San Miguelito de Pllaro, Docente del Posgrado en Medicina Familiar y Comunitaria II Cohorte, Universidad Tcnica de Ambato, Ambato, Ecuador.

 

 

 

 

Resumen

Segn el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) en el 2018, el 25% de nios menores de 5 aos, presentan desnutricin crnica a nivel mundial y en Amrica Latina y el Caribe, se presenta en unos 4,8 millones de nios menores de 5 aos, produciendo problemas a corto y largo plazo en el nio, tanto a nivel inmunolgico, en su estatura y en el aprendizaje. Existen varios factores predisponentes, sin embargo, la ablactacin y/o la lactancia complementaria juegan un papel importante. Por lo tanto, en este estudio de diseo descriptivo, con enfoque mixto, se estableci la relacin de las prcticas de alimentacin complementaria de los cuidadores o padres de los nios con la desnutricin crnica. Para lo cual se recogieron los datos de los nios menores de 5 aos, con desnutricin crnica, registrndose 30 nios con talla baja para la edad de acuerdo a las curvas de crecimiento del AIEPI, 2017. Y tambin se realiz una entrevista semiestructurada a los cuidadores/padres de estos nios. Para el anlisis de los resultados obtenidos de la entrevista, mediante la triangulacin de datos, se utiliz el programa estadstico SPSS versin 22, conjuntamente con las versiones ms destacadas de los entrevistados. Los resultados evidencian que el 53,3% de los cuidadores estn en edades entre 20 y 29 aos, de los cuales el 93,3% eran mujeres y el 66,7% se autoidentificaron como indgenas. La ablactacin se realiz entre los 6 a 8 meses de edad con el 73,3% y la mayora introduce alimentos distintos a la lactancia materna con sopa y en forma lquida, de la alimentacin familiar. En conclusin, la edad, la escolaridad y las prcticas de ablactacin errneas o la lactancia complementaria inadecuada son un factor de riesgo primordial en el desarrollo de desnutricin crnica.

Palabras clave: Ablactacin; lactancia complementaria; desnutricin crnica; nios.

Abstract

According to the United Nations Children's Fund (UNICEF) in 2018, 25% of children under 5 years of age present chronic malnutrition worldwide and in Latin America and the Caribbean, it is present in about 4.8 million children under 5 years of age, producing short and long-term problems in the child, both at the immune level, in their height and in learning. There are several predisposing factors, however, ablactation and / or complementary breastfeeding play an important role. Therefore, in this descriptive design study, with a mixed approach, the relationship of the complementary feeding practices of caregivers or parents of children with chronic malnutrition was established. For which the data of children under 5 years of age, with chronic malnutrition, were collected, registering 30 children with short stature for their age according to the growth curves of the IMCI, 2017. And a semi-structured interview was also carried out with the caregivers / parents of these children. For the analysis of the results obtained from the interview, through the triangulation of data, the statistical program SPSS version 22 was used, together with the most prominent versions of the interviewees. The results show that 53.3% of the caregivers are between 20 and 29 years old, of which 93.3% were women and 66.7% self-identified as indigenous. Ablactation was performed between 6 to 8 months of age with 73.3% and the majority introduced foods other than breastfeeding with "soup" and in liquid form, from the family diet. In conclusion, age, schooling, and incorrect breastfeeding practices or inadequate complementary breastfeeding are a primary risk factor in the development of chronic malnutrition.

Keywords: Ablactation; complementary breastfeeding; chronic malnutrition; children.

 

Resumo

De acordo com o Fundo das Naes Unidas para a Infncia (UNICEF) em 2018, 25% das crianas menores de 5 anos apresentam desnutrio crnica no mundo e na Amrica Latina e Caribe, ela est presente em cerca de 4,8 milhes crianas menores de 5 anos, produzindo problemas de curto e longo prazo na criana, tanto no nvel imunolgico, quanto na altura e no aprendizado. Vrios so os fatores predisponentes, porm a ablactao e / ou amamentao complementar desempenham um papel importante. Portanto, neste estudo de delineamento descritivo, com abordagem mista, foi estabelecida a relao das prticas de alimentao complementar de cuidadores ou pais de crianas com desnutrio crnica. Para o qual foram coletados os dados de crianas menores de 5 anos, com desnutrio crnica, cadastrando 30 crianas com baixa estatura para a idade de acordo com as curvas de crescimento da AIDPI de 2017. E tambm foi realizada entrevista semiestruturada com os cuidadores / pais dessas crianas. Para a anlise dos resultados obtidos na entrevista, por meio da triangulao dos dados, foi utilizado o programa estatstico SPSS verso 22, juntamente com as verses mais destacadas dos entrevistados. Os resultados mostram que 53,3% dos cuidadores tm entre 20 e 29 anos, sendo 93,3% mulheres e 66,7% se autodenominam indgenas. A ablao foi realizada entre 6 a 8 meses de idade com 73,3% e a maioria introduziu alimentos diferentes do aleitamento materno com "sopa" e na forma lquida, da dieta familiar. Em concluso, idade, escolaridade e prticas incorretas de amamentao ou amamentao complementar inadequada so os principais fatores de risco para o desenvolvimento da desnutrio crnica.

Palavras-chave: Ablactao; aleitamento materno complementar; desnutrio crnica; crianas.

 

Introduccin

Segn el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) en el 2018, se reconocen a 149 millones de nios menores de 5 aos con desnutricin crnica a nivel mundial, es decir, el 25% de nios y en Amrica Latina y el Caribe, 4,8 millones de nios menores de 5 aos, presenta algn grado de desnutricin crnica; produciendo en el infante problemas al futuro a corto y largo plazo, en su sistema inmunolgico, en el sistema pondoestatural y especialmente en el desarrollo cerebral produciendo complicaciones en el aprendizaje (UNICEF, 2019; Vonaesch et al., 2017). Esta desnutricin puede deberse a varios factores como son la falta o carencia de lactancia materna exclusiva, en los primeros meses de vida del infante, la incorporacin de alimentos nuevos inadecuados en la dieta del nio, en la transicin de la lactancia materna a la dieta familiar, es decir una ablactacin errnea; a lo que se suman tambin factores socioeconmicos de la familia (Bhattacherjee, Datta & Ray, 2016; Vonaesch et al., 2017).

La palabra ablactacin procede del latn ablactātio, que significa destete, aunque, actualmente tambin se habla de lactancia complementaria, ya que es el proceso en el que se aaden nuevos alimentos, especialmente slidos, a un infante que recibe leche materna o frmula (Cuadros et al., 2017; Prez et al., 2017). Esta etapa inicia desde los 6 meses de edad aproximadamente, durante la cual se deja la lactancia materna exclusiva o frmula infantil por la integracin de otros alimentos y bebidas; este perodo culmina cuando el nio tiene alrededor de 2 aos de edad y se incorpora totalmente a la dieta de la familia (Prez et al., 2017).

La UNICEF plantea que las conductas alimentarias inadecuadas en la alimentacin complementaria produce un retraso en el crecimiento acelerado, en especial cuando el inicio es temprano, provocando en los nios menores de 5 aos, 1.4 millones de muertes y el 10% de enfermedades infantiles (Forero et al., 2018). En estudios realizados en 27 pases de alrededor del mundo, sobre las prcticas de alimentacin complementaria, se encontrn que solo entre el 3% y 15% de nios entre 6 a 23 meses de edad reciben una dieta mnima aceptable y el 27% recibe una dieta con una diversidad diettica mnima (mnimo de cuatro grupos de alimentos) (Osendarp & Roche, 2016).

A pesar que la desnutricin crnica ha ido disminuyendo, no obstante 162 millones de nios menores de 5 aos presentaron retraso del crecimiento, por lo que la Organizacin Mundial de la Salud (OMS) y el UNICEF recomiendan la lactancia materna exclusiva (LME) por los primeros 6 meses y la lactancia materna continua con alimentacin complementaria adecuada hasta los 2 aos de edad, incluso como una estrategia de mejora de la alimentacin del lactante (IYCF por sus siglas en ingls Improving infant and young child feeding), en el que estos puntos son claves importantes para dar solucin a la desnutricin infantil (Osendarp & Roche, 2016).

La OMS sugiere que la alimentacin complementaria debera ser: a) oportuna, lo que significa, que todos los infantes a partir de los 6 meses en adelante a parte de la leche materna deben empezar a consumir otros alimentos; b) adecuado, mantener un valor nutricional de complemento en los alimentos combinados con la leche materna, para cubrir todas las necesidades del nio; y c) apropiado, es decir, que la alimentacin debe ser diversa, inocua, con una textura apropiada y suficiente. Diversos ensayos controlados y programas sobre seguridad alimentaria y educacin nutricional demostr que la administracin de alimentos complementarios apropiados ms un asesoramiento nutricional provoc una ganancia adicional de 0,25 kg de peso y 0,54 cm de altura en nios de 6 a 24 meses (Osendarp & Roche, 2016). Por lo tanto, en este estudio se investig la relacin de las prcticas de alimentacin complementaria de los cuidadores de los nios con la desnutricin crnica.

 

Metodologa

Es un estudio de diseo descriptivo, de enfoque mixto, de tipo prospectivo, analtico y de corte transversal. Se recolectaron los datos de los nios mayores de 1 ao y menores de 5 aos, con desnutricin crnica, pertenecientes a una parroquia rural de Ambato, provincia de Tungurahua; donde se registraron 30 nios para la toma de peso y talla. Posteriormente, se realiz un registro del estado nutricional actual de los nios, tomando en cuenta las curvas de crecimiento, que constan de longitud/edad y la talla/edad de acuerdo al sexo, siendo referencia de los Cuadros de Procedimientos del libro Atencin Integrada de Enfermedades Prevalentes de la Infancia (AIEPI, 2017) del Ministerio de Salud Pblica de Ecuador.

Adems, se realiz una entrevista semiestructurada a los cuidadores/padres de estos nios con desnutricin crnica, se tom como referencia a los cuestionarios sobre conocimientos, actitudes y prcticas (Knowledge, Attitudes and Practices: KAP 2014) adaptables, de la Organizacin de Alimentos y Agricultura de las Naciones Unidas (Food and Agriculture Organization of the United Nations: FAO) (FAO, 2014) y tambin de la Encuesta Nacional de Salud y Nutricin del Ecuador (ENSANUT-ECU-2012;2014).

Para el anlisis de los resultados obtenidos de la entrevista realizada a los padres y/o cuidadores de los nios, mediante la triangulacin de datos, se utiliz el programa estadstico Statistical Package for the Social Sciences (SPSS) versin 22, resumiendo la informacin con valores absolutos y porcentajes de frecuencia. Adicionalmente, se recogieron las respuestas destacables de la entrevista.

 

Resultados y discusin

En el estudio realizado se recogieron los datos de 30 cuidadores, dentro de las cuales el 53,3% de personas tenan entre 20 y 29 aos de edad y el 33,3 % entre 30 y 39 aos de edad, de los cuales el 93,3% fue femenino y el 6,7% fue masculino. El 66,7% se autoidentificaron como indgenas y el 33,3 % como mestizos (Tabla 1).

 

Tabla 1: Caractersticas demogrficas de los cuidadores de nios desnutridos mayores de 1 ao y menores de 5 aos.

Edad en aos

Sexo

Etnia

 

rangos

n

%

F

M

Indgena

Mestiza

20 - 29

16

53,3

15

1

12

3

30 - 39

10

33,3

10

0

6

4

40 - 49

2

6,7

2

0

2

0

50 - 59

1

3,3

0

1

0

1

60 - 69

0

0,0

0

0

0

1

70 - 79

1

3,3

1

0

0

1

TOTAL

30

100

28

2

20

10

%

 

 

93,3

6,7

66,7

33,3

Fuente: Ficha de Identificacin. Conductas Alimentarias en Poblacin Indgena y su Relacin con la Desnutricin Crnica en Nios Menores de 5 aos de la Parroquia Juan Benigno Vela- 2020

 

Adems, se tomaron medidas antropomtricas a sus hijos menores de 5 aos que presentaron baja talla para la edad, as la edad promedio fue de 3,1 aos (37 meses) de edad, el 56,7% pertenece al sexo masculino y el 43,3% al sexo. Se evalu en las curvas de crecimiento del AIEPI de la talla para la edad y sexo, de modo que, el 76,7% se encuentra en el percentil -2 y el 23,3% de nios est en el percentil -3 (Tabla 2).

 

Tabla 2: Distribucin de las variables demogrficas y percentil de los nios desnutridos mayores de 1 ao y menores de 5 aos de una parroquia rural de Ambato

Grupos de edad en meses del nio

Sexo

Percentil

rangos

n

%

F

M

-2

-3

12 - 23

4

13,3

1

3

2

2

24 - 35

12

40,0

6

6

9

3

36 - 47

5

16,7

2

4

5

1

48 - 60

9

30,0

4

4

7

1

TOTAL

30

100

13

17

23

7

%

 

 

43,3

56,7

76,7

23,3

Fuente: Curvas del AIEPI. Conductas Alimentarias en Poblacin Indgena y su Relacin con la Desnutricin Crnica en Nios Menores de 5 aos de la Parroquia Juan Benigno Vela- 2020

Elaborado por: Andrea Vargas

 

La ablactacin se realiz entre los 6 a 8 meses de edad con el 73,3% y la mayora introduce alimentos distintos a la lactancia materna con sopa, de la alimentacin familiar, y esta es de tipo lquida. Adems, la mayora de los nios (67%) no recibi lactancia complementaria con frmula, mientras que el 33% de los infantes analizados, si recibi frmula.

De acuerdo a la entrevista realizada sobre la ablactacin y la alimentacin complementaria (Desde qu edad le dio al nio/a otros alimentos diferente a la leche materna y por qu cree Ud, que es importante darles otros alimentos y qu alimentos le dio en los primeros meses?), los encuestados refirieron que: desde 8 meses avena y la sopa de avena arveja as sopitas (E1); desde los 8 meses le daba poquito a poquito, sopitas de col, coliflor, eso le empec a dar pero licuado porque dijo que ya tiene que alimentarse con la comidita y ya no con la leche materna(E3); hasta el ao cuatro meses, desde ah le daba no ms cualquier cosa, as coladitammmm polvo de verdemmm no se para que se fortalezca l (E4); desde el ao para que crezca ms le daba papas aplastadas colada de haba arvejas colada de mchica (E8); desde los 8 meses para que ayude porque solo seno no alcanza le daba colada de avena, maicena, papas aplastadas y algunas frutas (E13); mmm normalmente casi desde los 8 meses, as tapioca coladas, porque al inicio le empec a dar sopitas, un poco de arroz, as un poco de papilla de pltano as poquito, de ah despus ya empec a dar coladita, as tapioca, maicena, una coladita de avena le di ya despus para que se alimente bien, para que este un poquito normal de peso (E19); desde los 6 meses, porque ya le hace falta al cuerpito l tiene curiosidad de comer, le daba frutas aplastada, colada con leche, papas aplastadas (E26); desde los 10 meses, pero solo sopa y as despus le iba dando arroz as, porque ya estaba grande, sopas de fideo, sopa de harina, papas aplastada como papilla (E30). Por lo que la poblacin indgena tiene predileccin por el consumo de carbohidratos, observando la incorporacin de una dieta adecuada a los nios durante la ablactacin.

Al igual que en otros estudios se plantea que el desconocimiento de los cuidadores y sobre todo las madres acerca de los beneficios y la importancia de la lactancia materna exclusiva, la ablactacin y/o lactancia complementaria, afecta las prcticas adecuadas de alimentacin en el nio pequeo (Forero et al., 2018).

La ablactacin errnea y/o la alimentacin complementaria inadecuada es uno de los factores condicionantes para el desarrollo de desnutricin crnica, incluso si se realiza antes de los 6 meses de edad puede favorecer al bajo peso, o al contrario, a la obesidad en los lactantes y adems, favorece el riesgo de padecer hipersensibilidad o infecciones gastrointestinales; recomiendan la LME por mayor tiempo como proteccin de infeccin y de hospitalizacin por este motivo (Fewtrell et al., 2017).

La recomendacin ideal es mantener la lactancia materna (LM) de forma exclusiva durante los 6 primeros meses de edad y, a partir de esta edad, aadir paulatinamente el resto de los alimentos, recordando, mantener la LM a demanda todo el tiempo que madre e hijo deseen, hasta los 2 aos de edad. De igual manera debe incorporarse estos alimentos en los nios que recibieron sucedneos de la leche tipo frmula, antes de los 6 meses. Ya que a la edad de 6 meses el nio presenta la maduracin necesaria tanto a nivel neurolgico, renal, gastrointestinal y en el sistema inmune (Fewtrell et al., 2017; Gmez, 2018; Prez et al., 2017).

A la edad de 6 meses se incrementan los requerimientos energticos y nutricionales del nio, por lo que la lactancia materna exclusiva o la lactancia artificial (frmula) no puede ser igual, entre los objetivos de la ablactacin estn: el motivar un crecimiento y desarrollo adecuados, a nivel neurolgico, cognitivo, del tracto digestivo y en el sistema neuromuscular; proveer nutrientes como: el hierro, zinc, selenio y vitamina D, que ya son insuficientes en la leche materna. El nio a esta edad tambin empieza a distinguir los sabores, colores, texturas y temperaturas diferentes, y as se va adaptando a los nuevos alimentos, por lo que se promueve el desarrollo de hbitos alimentarios saludables. Tambin, favorece el desarrollo psicosocial y la interrelacin idnea entre padres e hijos, integrndose a la dieta familiar. Adems, una alimentacin complementaria correcta va a permitir prevenir factores de riesgo para las alergias, la desnutricin, y en el futuro tambin prevenir la obesidad, la hipertensin arterial, el sndrome metablico, entre otras enfermedades que se desarrollan en la edad adulta (Cuadros et al., 2017; UNICEF, 2019; Zaragoza et al., 2018).

Uno de los factores implicados en la desnutricin crnica es la edad de la madre, mientras menor edad de la madre mayor prevalencia de desnutricin crnica en el nio, as la edad menor a 24 aos est relacionada con un riesgo de desnutricin crnica mayor al 30-40%, asociada con factores biolgicos, sociales y/o conductuales; corroborando esto, en el estudio de Garca, (2018), se observa que el 53,3% de los cuidadores o padres, se encuentran en la edad entre 20 y 29 aos de edad, recalcando que el 86,7% de los encuestados fue la madre del nio. Adems, la desnutricin crnica afecta ms a nios indgenas al igual que en este estudio donde se autoidentificaron como indgenas los cuidadores el 66,7% de personas y el 33,3 % como mestizos, en relacin con otros estudios de Paraguay donde el 41,7% en nios indgenas menores de cinco aos de edad present desnutricin crnica (Arza et al., 2018).

En Bogot se realiz un estudio que conformaron 388 personas incluido el binomio madre e hijo, donde se determin que el 49,7% de nios a los 2 meses de edad ya consumieron otros alimentos distintos a la leche materna como: lquidos, agua (69,3%), zumo de fruta natural (24,5%), agua de frutas o verduras (20,8%), agua de hierbas (9,4%), caldo de leguminosas (3,1%), caldo de carne, pollo o pescado (2,6%), coladas de pltano o fcula de maz (2,1%). Y los alimentos slidos antes de los 2 meses recibieron en 1.5%. En estos nios se vieron problemas de sed, hambre y estreimiento, que fue percibido por las madres (Forero, Hernndez, et al., 2018). Varios pases no recomiendan la introduccin de leche de vaca entera antes del ao de edad (Fewtrell et al., 2017).

A los 6 meses de edad la alimentacin complementaria de los nios present un consumo temprano frutas (97,3%), cereales (94,9%) y carnes (88,7%); sin embargo, en el 80,9% ya se haban introducido verduras, 77,6% leche entera y derivados lcteos, 68,7% ya consuman dulces, el 41,8% el consumi huevo y en el 60% y 53.4% de los casos adicionaba sal y azcar a los alimentos; se resalta adems que el 49.7% de los nios antes de los 6 meses de edad ya consume alimentos dulces (68,8%), gaseosas y bebidas azucaradas (11,9%) (Forero, Hernndez, et al., 2018).

La mayora de los cuidadores introducen alimentos distintos a la lactancia materna tipo sopa lquida; esta es una prctica que se acostumbra generalmente a nivel de Latinoamrica, en la que se incluyen ciertos alimentos slidos y lquidos que no suministran de los nutrimentos necesarios para un crecimiento y desarrollo adecuados. Esta costumbre forma parte de su cultura y la transmiten de generacin en generacin sin establecer si existe o no un beneficio real. Es una conviccin errnea creer que los caldos lquidos despus de la coccin, mantengan sus nutrientes, ya que, realmente no contienen hierro o vitaminas indispensables para el desarrollo normal del nio. Adems, el consumo de licuados (bebida compuesta por leche entera de vaca ms fruta, avena, harinas) en la etapa de ablactacin no se recomienda, sin embargo por la utilizacin de fruta pasado el ao de edad se puede introducir gradualmente, tomando en cuenta no ir al lado contrario de la balanza que es la obesidad (Anaya & lvarez, 2018; Doustmohammadian et al., 2017; Romero et al., 2016).

En Alemania, se introduce al infante una mezcla de verduras, papa y carne como primer alimento semislido (figura 1), puede tambin usar el pescado azul en lugar de carne una o dos veces a la semana; estos alimentos proporcionan hierro y zinc; es importante tomar en cuenta, que las reservas de hierro en el nio decaen a partir de los 4 a 6 meses que recibieron lactancia materna exclusiva, sin embargo, el requerimiento de hierro por kilogramo de peso corporal se logra a los 6 meses de edad. Por lo que la ingesta temprana de carne, hgado y pescado est asociado a un buen crecimiento y desarrollo cognitivo durante la niez (Prell & Koletzko, 2016).


Figura 1: Composicin porcentual de la dieta en el primer ao del lactante con la introduccin de la alimentacin complementaria y con la transicin a la alimentacin familiar al final del primer ao

Fuente: (Prell & Koletzko, 2016).

 

Segn las Recomendaciones de Nutricin Nrdicas, existe evidencia de que a mayor ingesta de protenas en la primera infancia, aumenta el crecimiento y el ndice de masa corporal (IMC) en el nio, especialmente a los 12 meses de edad, se recomienda entre el 15% y 20% de la ingesta de protenas (Fewtrell et al., 2017).

Existe evidencia suficiente de que una duracin de la lactancia materna exclusiva mayor a 3 a 4 meses de edad previene enfermedades alrgicas como asma, dermatitis atpica y alergias alimentarias (Greer et al., 2019). Sobre la ingesta de alimentos potencialmente alrgicos (leche de vaca, huevo, pescado, gluten, man y semillas) en revisiones sistemticas se ha evidenciado que existe mayor riesgo de alergia si estos alimentos se incorporan antes de los 3 a 4 meses de edad, sin embargo, no existe certeza de que retardar su ingesta en mayores de 4 meses disminuya el riesgo de alergia, en los nios en general con o sin antecedentes familiares de alergia (Fewtrell et al., 2017).

 

Conclusin

Result evidente que a menor edad de la madre mayor prevalencia de desnutricin crnica, y tambin las prcticas de ablactacin errnea dependen de la cultura y costumbres de los padres, especialmente de etnia indgena, quienes incorporan la alimentacin complementaria antes de los 6 meses de edad o a su vez pasada esta edad, lo que produce insuficiencia de nutrientes en el nio, ya que requiere mayor aporte de micronutrientes para el correcto desarrollo del sistema digestivo, renal y neurolgico. Aunque parece ser repetitivo la lactancia materna exclusiva durante los primeros meses y lactancia materna complementaria hasta los 2 aos de edad con la introduccin paulatina y adecuada de los alimentos a la dieta del nio, conjuntamente con una educacin nutricional a la madre y cuidadores, resultan ser las estrategias idneas recomendadas por mltiples organismos para combatir la desnutricin crnica infantil. Por lo que se comprueba que una ablactacin errnea y/o alimentacin complementaria, con una lactancia materna a destiempo, son un factor de riesgo primordial en el desarrollo de desnutricin crnica.

Referencias

1.      Anaya, S., & lvarez, M. (2018). Factores Asociados a las Preferencias Alimentarias de los Nios. 4532, 5873. https://doi.org/10.17151/eleu.2018.18.4.Sugey

2.      Arza, E., Collante, V., Sanabria, M., Acosta, J., & Mornigo, M. (2018). Doble carga de malnutricin en madres y nios menores de cinco aos de edad de dos comunidades indigenas del Departamento Central. An. Fac. Cienc. Md., 51(3), 5360. https://doi.org/10.18004/anales/2018.051(03)53-060

3.      Bhattacherjee S, Datta S, Ray K, M. D. (2016). Nutrient adequacy and its correlation in a sub-Himalayan region of West Bengal, India. Journal of Family Medicine and Primary Care, 5(2), 314. https://doi.org/10.4103/2249-4863.192315

4.      Cuadros, C., Vichido, M., Montijo, E., Zarate, F., Cadena, J., Cervantes, R., Toro, E., & Ramrez, J. (2017). Actualidades en alimentacin complementaria. Acta Pediatr Mex., 38(3), 182201. https://www.medigraphic.com/pdfs/actpedmex/apm-2017/apm173f.pdf

5.      Doustmohammadian, A., Omidvar, N., Keshavarz-Mohammadi, N., Abdollahi, M., Amini, M., & Eini-Zinab, H. (2017). Developing and validating a scale to measure Food and Nutrition Literacy (FNLIT) in elementary school children in Iran. PLoS ONE, 12(6), 118. https://doi.org/10.1371/journal.pone.0179196

6.      ENSANUT-ECU. (2014). Encuesta Nacional de Salud y Nutricin 2012. In Ensanut-Ecu 2012: Vol. Tomo 1. https://doi.org/044669

7.      FAO. (2014). Guidelines for assessing nutrition-related Knowledge, Attitudes and P ractices. http://www.fao.org/3/a-i3545e.pdf

8.      Fewtrell, M., Bronsky, J., Campoy, C., Domello, M., Embleton, N., & Al, E. (2017). Complementary Feeding : A Position Paper by the European Society for Paediatric Gastroenterology, Hepatology, and Nutrition (ESPGHAN) Committee on Nutrition. Society European, 64(1), 119132. https://doi.org/10.1097/MPG.0000000000001454

9.      Forero, Y., Acevedo, M., Hernndez, J., & Morales, E. (2018). Complementary feeding : A practice between two knowledges. Revista Chilena de Pediatra, 89(5), 612620. https://doi.org/10.4067/S0370-41062018005000707

10.  Forero, Y., Hernndez, A., & Morales, G. (2018). Lactancia materna y alimentacin complementaria en un grupo de nios y nias atendidos por un programa de atencin integral en Bogot, Colombia. Revista Chilena de Nutricin, 45(3), 223231. https://doi.org/10.4067/s0717-75182018000400223

11.  Garca, L. (2018). Factores asociados a la desnutricin crnica infantil en Mozambique. Instituto Universitario de Investigaciones Biomdicas y Sanitarias Agencia Espaola de Cooperacin Internacional Para El Desarrollo. file:///C:/Users/Dell/Downloads/0755026_00000_0000 (1).pdf

12.  Gmez, M. (2018). Recomendaciones de la Asociacin Espaola de Pediatra sobre alimentacin complementaria. Asociacion Espaola de Pediatria, 23. https://www.aeped.es/sites/default/files/documentos/recomendaciones_aep_sobre_alimentacio_n_complementaria_nov2018_v3_final.pdf

13.  Greer, F. R., Sicherer, S. H., & Burks, W. (2019). The Effects of Early Nutritional Interventions on the Development of Atopic Disease in Infants and Children : The Role of Maternal Dietary Restriction , Breastfeeding , Hydrolyzed Formulas , and Timing of Introduction of Allergenic Complementary Foods. American Academy of Pediatrics, 143(4). https://doi.org/10.1542/peds.2019-0281

14.  Osendarp, S., & Roche, M. (2016). Behavioral Change Strategies for Improving Complementary Feeding and Breastfeeding. 115, 184192. https://doi.org/10.1159/000442104

15.  Prez, R., Segura, S., & Lott, M. (2017). Guas de alimentacin para nias y nios menores de dos aos: Un enfoque de crianza perceptiva. https://healthyeatingresearch.org/wp-content/uploads/2017/10/GuiaResponsiva_Final.pdf

16.  Prell, C., & Koletzko, B. (2016). Breastfeeding and Complementary Breastfeeding and Complementary Feeding. 435445. https://doi.org/10.3238/arztebl.2016.0435

17.  Romero, E., Villalpando, S., Prez, A., Iracheta, L., & Alonso, Carlos, et alt. (2016). Consenso para las prcticas de alimentacin complementaria en lactantes sanos. 73(5), 338356. http://www.scielo.org.mx/pdf/bmim/v73n5/1665-1146-bmim-73-05-00338.pdf

18.  UNICEF. (2019). Nios, alimentos y nutricin. 29. https://www.unicef.org/paraguay/media/4086/file/SOWC.pdf

19.  Vonaesch, P., Tondeur, L., Breurec, S., Bata, P., Nguyen, L. B. L., Frank, T., Farra, A., Rafa, C., Giles-Vernick, T., Gody, J. C., Gouandjika-Vasilache, I., Sansonetti, P., & Vray, M. (2017). Factors associated with stunting in healthy children aged 5 years and less living in Bangui (RCA). PLoS ONE, 12(8). https://doi.org/10.1371/journal.pone.0182363

20.  Zaragoza, J., Trejo, L., Ocampo, M., Maldonado, L., & Ortiz, A. (2018). Poor breastfeeding, complementary feeding and dietary diversity in children and their relationship with stunting in rural communities. https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/29756958/

 

 

 

2020 por los autores. Este artculo es de acceso abierto y distribuido segn los trminos y condiciones de la licencia Creative Commons Atribucin-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional (CC BY-NC-SA 4.0) (https://creativecommons.org/licenses/by-nc-sa/4.0/).

Métricas del Artículos

Cargando Métricas.....

Metrics powered by MI WEB PRO

Enlaces de Referencia

  • Por el momento, no existen enlaces de referencia


Copyright (c) 2020 Andrea Maritza Vargas-Calle, Cristian Alexander Corella-Galarza

URL de la Licencia: https://creativecommons.org/licenses/by-nc-sa/4.0/deed.es

Polo de Capacitación, Investigación y Publicación (POCAIP)

Dirección: Ciudadela El Palmar, II Etapa,  Manta - Manabí - Ecuador.

Código Postal: 130801

Teléfonos: 056051775/0991871420

Email: dominiodelascienciasrevista@gmail.com

URL: https://www.dominiodelasciencias.com/

DOI: https://doi.org/10.23857/pocaip