Ciencias tcnicas y aplicadas

Artculos de investigacin

 

La idea de lo ilcito: Construccin del tercer paisaje en la quebrada "El Censo"

 

The idea of the illicit: Construction of the third landscape in the "El Censo" ravine

 

A ideia do ilcito: A construo da terceira paisagem na ravina "El Censo"

 

Julio Csar Vega-Betancourt I

[email protected]

https://orcid.org/0000-0002-4618-0321

 

Diana Oviedo-Luduea II

[email protected]

https://orcid.org/0000-0002-6377-8894

 

Correspondencia: [email protected]

 

 

*Recibido: 16 de marzo de 2021 *Aceptado: 22 de abril de 2021 * Publicado: 10 de mayo de 2021

 

 

 

       I.            Arquitecto Magister en Diseo Urbano y Territorial de la Pontificia Universidad Catlica del Ecuador, Docente Investigador del Centro de Estudios en Arquitectura, Artes y Diseo, CEEAD, Quito, Ecuador.

     II.            Arquitecta por la Universidad Central del Ecuador, Quito, Ecuador.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Resumen

Se habla de vivir, pero no se habla de habitar. El hombre, es en la medida que habita y para habitar se necesita de una constante construccin, pero no una construccin de produccin sino la construccin del cuidar, del ver su crecimiento, el velar por l; construir un paisaje ms no producirlo. Abordando el territorio entendiendo que el habitar es un accionar de nuestra cotidianidad y la misma requiere una forma de representacin distinta. La Construccin del Tercer Paisaje en el parque del Censo, es un estudio que mediante la metodologa de anlisis de controversias y el uso de los conceptos del habitar, el construir y el paisaje; en un sector cuyas condiciones y actores presentarn particularidades del habitar en movimiento o nmada y como esta puede ser parte de la construccin de nuevas interpretaciones.

Palabras clave: Pichincha Quito; habitar; paisaje; personas de la calle; nmadas.

 

Abstract

We talk about living, but we do not talk about dwelling. The man is insofar as he dwells and to dwell, he needs a constant building, not a production but the construction of caring, seeing his growth, watching over him; building a landscape; but not produce it. Approaching the territory and understanding that living is an action of our daily life and it requires a different form of representation. Building the Third Landscape in the Censo park, is a study that through the methodology of analysis of controversies and the use of the concepts of dwelling, building and landscape, in a sector whose conditions and actors will present particularities of move house or nomadic living and how this can be part of the construction of new interpretations.

Keywords: Pichincha Quito; dwelling; landscape; steet people; nomad.

 

Resumo

Falamos de viver, mas no falamos de habitar. O homem est na medida em que habita e para habitar, necessria uma construo constante, mas no uma construo de produo, mas a construo de cuidados, de ver o seu crescimento, de cuidar dele; de construir uma paisagem, mas no de a produzir. Aproximar-se do territrio com o entendimento de que habitar uma aco da nossa vida quotidiana e requer uma forma diferente de representao. A Construo da Terceira Paisagem no Parque do Censo, um estudo que atravs da metodologia de anlise de controvrsias e da utilizao dos conceitos de habitao, construo e paisagem; num sector cujas condies e actores apresentaro particularidades de habitao em movimento ou nmada e como isto pode fazer parte da construo de novas interpretaes.

Palavras-chave: Pichincha - Quito; habitar; paisagem; pessoas de rua; nmadas.

 

Introduccin

Es ilusorio buscar racionalidad en las imgenes, de lo que se trata es de averiguar su condicin potica, sus usos y sus continuas transformaciones. (Foucault, 1967)

Poder visualizar la esencia antrpica de algo que parece naturalmente presente: la rivera de un ro, la vegetacin de un bosque o el pasto de una llanura; significa en s una representacin de lo que es el paisaje. La idiosincrasia de las civilizaciones andinas consideraba semejantes las definiciones de paisaje y arquitectura pues las interrelaciones que se generaban del producto arquitectnico y su entorno eran absolutas (Clment, 2007).

El Convenio Europeo del Paisaje (2000) define a la palabra paisaje haciendo nfasis en la relacin sujeto objeto, en efecto, relaciona al territorio con la percepcin que un grupo humano puede tener sobre este y la interaccin que existe entre ambos entes. Por lo tanto, el paisaje no consiste en el sistema ecolgico dentro de un territorio, sino en la identidad que se produce entre la relacin entre un lugar en s con los lugareos.

Sobre el paisaje convergen las condiciones ecolgicas y culturales, los afectos personales y los estilos de vida, las prcticas productivas y de explotacin, los valores estticos, educativos e incluso morales que se le reconocen (Clment, 2007).

En esta instancia, es necesario abordar el criterio sobre el cual se enfoca este escrito: el tercer paisaje. Segn Clment (2007) en su libro Manifiesto del Tercer Paisaje, habla de tres elementos: el refugio, el residuo y la reserva. El primero se refiere a las reservas y conjuntos primarios; el segundo es resultado del abandono de un terreno anteriormente explotado de distinto origen y el tercero hace relacin a los lugares no explotados por motivos del azar, por circunstancias de accesibilidad o motivos administrativos.

El autor anteriormente mencionado estructura el concepto del tercer paisaje como producto de la evolucin resultado de los seres biolgicos que forman el territorio a falta de intervenciones humanas. Si se deja de contemplar al paisaje como parte de un sistema productivo, este parece tornarse una cantidad de espacios indecisos, sin funcin alguna a los que es difcil darles una denominacin.

Este conjunto de espacios est situado en los bordes: periferias de bosques, a los largo de las autopistas y riveras de ros, en los rincones ms desatendidos de la cultura; all donde es difcil adentrase. El autor Clment alimenta su definicin sobre el tercer paisaje sealando que es un espacio que no representa poder ni sumisin al poder y que se refiere al tercer estado[1] .

El que no haya algo no quiere decir que no haya nada (Badiou, 1988)

La ciudad contempornea ha incrementado su escala de manera desmesurada, este crecimiento ha provocado fragmentaciones en las estructuras que conforman a la ciudad en s, por tanto, se han incrementado o han aparecido escenarios urbanos que reflejan la ruptura del tejido estructural y social. Estas alteraciones fragmentarias son evidencia de fracasos o consensos de sobre lo que es la ciudad (Castells, 1974).

En el mbito urbano se podra relacionar el concepto del tercer paisaje de Clment como resultado del aparecimiento de nuevos escenarios territoriales: los vacos urbanos que deja la expansin de la ciudad y sus procesos fragmentarios.

Estos vacos urbanos son a su vez producto de las relaciones entre lo lleno (construido) y lo vaco (no construido), y del componente de la sociedad que es la esencia del cual estn llenos los dos espacios, se habla por consecuencia que el vaco no es solamente un espacio, sino que es la esencia que permite generar espacios y formas que se convertirn en un lleno.

El lleno y vaco estn directamente relacionados con el tiempo. Badiou seala que para ser lleno como condicin primero se debi ser vaco. Se habla entonces, de que el lleno puede tornarse vaco. El abandono del tercer paisaje puede provocar un vaco urbano sin que esto defina su devenir, sino que lo alimentara.

Esta temporalidad cclica (de vida y muerte), da lugar a los vacos urbanos y abandonos del tercer paisaje que se identifican como lugares de lo ajeno y extrao en las estructuras productivas de la ciudad, que permanecen fuera de la dinmica urbana.

El paisaje es entonces una construccin producto de la relacin sujeto (persona) y objeto (territorio) que se alimentan de manera simbitica. El tercer paisaje habla de aquel territorio que no ha sido o ha dejado de ser controlado por la accin deliberada de la civilizacin, que est por encima de los retos territoriales por conformar una realidad de orden mental y que su existencia depende de la conciencia colectiva; es ah donde radica su importancia.

El presente escrito toma en cuenta a la ciudad de Quito como territorio latente listo para ser re-descrito. El sector El Censo, localizado en el centro de la ciudad, se considera un escenario resultado de intentos fallidos de organizacin social. Es una quebrada con caractersticas inquietantes al observador que ha sido deformada por la accin humana a lo largo del tiempo en la cual ha habido rellenos de otras quebradas y abandono de edificaciones en su interior.

Este lugar de la ciudad ha sido ya estudiado en innumerables ocasiones, este estudio pretende re-concebirlo y re-describirlo desde el punto de vista del vaco urbano y del tercer paisaje. Para lograr este cometido, se ha estudiado: a) la naturaleza del lugar y su anlisis cronolgico, b) la escasa interaccin humana que existe en este tramo de territorio identificando los actores que residen dentro de este a travs de la recoleccin de informacin documental y c) las formas de habitar que existen en el sitio que involucran: clandestinidad, ilegalidad y hostilidad.

Finalmente se realiza una discusin en la cual se relacionan los resultados obtenidos, en primer lugar para mostrar la realidad de la quebrada El Censo, una realidad incmoda que no se la muestra como tal, y en segundo lugar para poder proponer modificaciones al hbitat con los mismos principios que han generado los habitantes del sitio.

Todo este relato se lo realiza mediante el dibujo a mano alzada; entindase a este no solo como una forma de representacin, sino como una forma de pensar que permite contar una historia controversial sin mostrar prejuicio alguno.

 

Materiales y Mtodos

Cartografiar una controversia

Para el presente estudio se han tomado varias metodologas y referentes que nos permiten llegar a un anlisis ms profundo acerca del lugar y su esencia. En primera instancia est el dibujo a mano no slo como mtodo de representacin sino tambin como una forma de pensar y habitar; el mtodo grfico del ilustrador Chris Ware Building Stories acerca de contar historias sin inicio ni fin que suceden en la arquitectura; y la metodologa usada por los arquitectos David Jimnez y Mara de los ngeles Pealver en su trabajo para el concurso Its Arch, cuyo tema es Historia de una Lobotoma del cual se tomar 3 de los 4 ejercicios grficos y escritos acerca de la ciudad Kowloon.

Cuando hablamos de controversia nos referimos a la opinin variada que se obtiene acerca de un tema que conlleva por lo general a que se d una contradiccin. Un tema que genere conflicto no solo en partes que se vean a favor ni en contra, sino que se cuenta con una parte inmersa en el mismo. Entonces entendemos que no se trata ya de una postura sino ms bien generar un dialogo escrito y grfico acerca de aquello que est dentro de lo que llamamos controvertido. Se busca focalizar la realidad latente sin emitir juicios de valor; encontrando fortalezas en donde otros ven desorden, caos, ruido y confusin. Establecer un nexo entre lo que existe, los mltiples puntos de vista de la parte afectada y el entorno en el que se desenvuelven cuyas caractersticas sobresalen de la aparente normalidad; este vehculo ser la arquitectura.

El objetivo es quizs encontrar una nueva forma, un nuevo material o una nueva idea de cmo malear la realidad de una manera ms parcial. De cmo hablar de una esttica distinta a lo que se acostumbra dentro de lo que supone una ciudad o lo que se cree habitable; en s una representacin de la forma de habitar. A partir entonces del anlisis de lo que sucede en el sitio; un anlisis en donde los hechos darn origen al producto controvertido. Al cartografiar no solo hablaremos de lmites, bordes y estado fsico del entorno; se examinaran los aspectos que forman y son parte del mismo. Tomando a la porcin del producto; el enclave[2] para recolectar informacin que nos permite entender cmo se produce?, por qu se produce?, cmo perdura en el tiempo?, Cmo se origina y qu grupo humano responde mejor al modelo resilente en ciertas condiciones?

Mostrar la realidad: el proceso de urbanizacin que se da a travs de las colisiones entre sistemas naturales y la jurisdiccin poltica que evidencie el conflicto como un instrumento para re pensar las prcticas artsticas (Cruz, 2011). Esta premisa se instrumentaliza a travs de esta investigacin que pretende mostrar la realidad desde un enfoque particular.

Para llevar a cabo esto, es necesario analizar los factores que intervienen en el tema controvertido a tratar; tales como: lugar, actores, hechos que dieron lugar a la misma y una breve descripcin de cmo funciona el hbitat.

 

 

 

El lugar

Los lugares nos arrastran hacia ellos por razones ms all de los cinco sentidos (), algn reconocimiento profundo acta a travs una inextinguible sensibilidad animal . (Alison Smithson, 1993)

Si filosofar es continuar ininterrumpidamente el camino, o mejor, producirlo siempre a travs de la misma bsqueda, cmo podra el filsofo ser habitante?, podemos acaso habitar caminos y puertas, puentes, pasajes, distancias? Es concebible habitar en lo abierto? (Cacciari, 1998)

El ro Machngara es el escenario de muchos actos controvertidos; quiz se deba a que este eje articulador ha pasado por varias transformaciones producto de un crecimiento urbano desmedido y una falta de inters por parte de autoridades municipales para hacer de este recurso natural una dotacin permanente de servicios eco sistmicos.

En su lugar, se convirti con el tiempo en un colector de aguas servidas de la ciudad, cuyos niveles de contaminacin dificultan la vida en lugares prximos. Vivir en las laderas o en zonas cercanas al ro, no es precisamente algo comn, por el contario muchos de los bordes se encuentran delimitados por vas arteriales, grandes muros de contencin, edificaciones en estado de abandono equipamientos que deben respetar la afectacin del ro segn lo dice la Ordenanza del Municipio de Quito.

 


Figura 1: Quebrada El Censo, tramo del ro Machngara

Fuente: D. Oviedo (2019)

 

Coincidentemente en dos sectores que forman parte del recorrido del ro se encuentra un tipo de habitantes que han adaptado sus condiciones para hacer de estos espacios efmeros su hogar, tanto en la Loma del Panecillo en su cara Sur como en el sector del Censo; incluso generando nuevas formas de concebir la morada para ser parte de un paisaje de cualidades silvestres, modelos de disidencia que ponen a prueba todo paradigma con respecto a la vivienda.

As este conjunto de residuos, espacios y personas producto de abandono; resultado de procesos anteriores, de carcter irresoluto, conformado por una variabilidad de caracteres, incompatible, heterogneos y caticos, cuya realidad es de orden mental, se posesiona en el dominio tico del ciudadano con carcter permanente, el mantenimiento de su existencia no depende de una conciencia colectiva, su perennidad depende del nmero de seres humanos que habiten y las prcticas llevadas a cabo por el mismo, cambiante con el paso del tiempo, sin una escala concreta, sin un lmite aparente se delimita por quebradas, bosques y ros, el abandono por parte de la institucin no modifica su devenir por el contrario lo alimenta; este escenario de posibles invenciones es a lo que se llama Tercer Paisaje segn Gilles Clment en su texto Manifiesto del Tercer Paisaje.

Todo lo que sucede en estos dos sectores es producto de una operacin poltica que dio como resultado el modelo de disidencia, resiliencia y desarrollo. Fomentado por el grupo humano que los habita personas en condicin de calle, que son los ltimos habitantes en este medio despus de que el mismo pasara por los procesos que llevaron a que estos lugares se encuentren en un estado de aparente abandono.

 

Lnea del tiempo

En primer lugar, necesitamos generar una lnea del tiempo, que contenga todo el conocimiento que recopilamos sobre nuestra controversia. Esta lnea del tiempo rene toda la documentacin encontrada. La ventaja de incluir una lnea del tiempo es que se puede acceder a mucha informacin proveniente de diferentes fuentes (Izaguirre, 2015) . Se toma este pensamiento para resaltar la importancia de establecer un contexto temporal a un conflicto el cual ha venido mutando hasta establecerse tal y como lo conocemos.

La modificacin de la ciudad ha llevado a la creacin de un tercer paisaje; cmo fueron los paisajes primarios y secundarios? es parte de la historia contada en la lnea de tiempo, que recoge hechos polticos y sociales. Reconocer ciertos actores que siempre estuvieron en el estrato ms bajo de la sociedad; pero que sin lugar a dudas tenan un vnculo inherente con la ciudad, quizs debido a las actividades que desempeaban en aquel entonces, un apego y un vnculo por el encanto del ro fuera cual fuera su estado los llevo a formar parte de la controversia.

Emplazamiento de centros astronmicos, dotaciones agrcolas, escenarios y trincheras de batallas, suministro de agua para la ciudad, precursores de la industria y la llegada del ferrocarril, vctima de contaminacin y testigo de todos los cambios y transformaciones en sus bordes y sectores aledaos. De acuerdo a cada una de las pocas que dieron origen y que tuvieron que ver con la creacin de la ciudad de Quito se puede palpar como cambia la conciencia colectiva con lo que respecta al cuidado y preservacin de los recursos naturales.

En los primeros periodos (900a.C. 1470 a.C) a los que se denomina como la poca Inca previo a la conquista espaola, categorizado como de Primer Paisaje debido a las cualidades que presenta el entorno; en donde la relacin de los grupos humanos y su ecosistema son parte de un ciclo cerrado, los recursos naturales se encuentran inventariados y son parte valiosa del imperio por las mltiples posibilidades que el mismo les dota (Kingman, 2009).

Desde la poca Colonial la ciudad tiene una serie de cambios abruptos, el recurso del ro sigue dotando de agua a poblacin en expansin; los indgenas que trabajan para la sociedad adoptan el trabajo de aguateros quienes llevan en grandes vasijas el agua a las casas coloniales que no podan alimentarse de una fuente natural. Hasta la poca republicana son indispensables una mano de obra que permita llevar los recursos y una servidumbre que a bajo costo se haga responsable de la dotacin de la recoleccin de los mismos (Larrea, 2007) (Luzuriaga, 2013).

En el periodo de industrializacin es en donde se ve una mayor transformacin del segundo Paisaje, es cuando se cambia no solo la forma en la que se emplea la mano de obra, sino que tambin lo es la forma en que se emplean los recursos; as para esta poca el ro el partcipe de la construccin de molinos para procesar el trigo y elaborar harina.

Tambin se dio origen a otras fbricas cuyo resultado final, al situarse en los bordes del ro, fue una abrupta contaminacin. En la actualidad la mayor parte de estas obras construidas en periodos anteriores se encuentran en estado de abandono y no son parte de los registro de bienes municipales pblicos; por el contrario muchos de estos son bienes privados que cuentan con la mayor cantidad de accionistas antes visto en la historia de Quito. Lo que dio origen al tercer Paisaje.

 

Actores

() Es muy importante que por cada disputa o controversia, exista una vasta concurrencia de actores con una opinin diferente sobre la cuestin. Cuando hablamos de actores, hablamos de todas las personas que se interesan por esta controversia. (LATOUR, 2015).

Algo que se ha podido explorar en el estudio es la forma en que un grupo humano llega a un enclave, como tambin el hecho de que existe un Tercer Paisaje que proporciona de las condiciones para que el mismo se apropie de lugar. Segn Martn Heidegger en su texto Construir, Habitar y Pensar El hombre es en la medida que habita, por ello examinar a los actores que son parte de la controversia es vital no para representar una postura sino para posicionar al lector en el tejido de la historia.

En primera instancia se personifica con rasgos breves al actor, de ser posible identificndolo con nombre y edad, se recopila un breve relato acerca de su experiencia en la vida de calle o cualquier pensamiento acerca de su forma de vida, un postura con respecto a una rehabilitacin y reinsercin a un lugar de acogida que implica su salida del sitio, para finalizar se muestra las fuentes de las cuales se obtuvo informacin, pudieron ser peridicos, sitios web, documentales, entrevistas o avistamientos directos al sitio en donde se sitan dichos actores.

De esta forma podemos comprender el punto de vista, las condiciones y las opciones a las que se enfrenta una persona que tuvo que usar el ingenio humano para sobrevivir a condiciones tan imperecederas y que tal vez no refuta acerca de su destino sino vive cada da de su realizar.

Se pudo recopilar informacin sobre 20 personas que habitan o realizan actividades dentro de la zona de estudio: Manuel, Andresito, Orlando, Nstor, Hctor, Alex, El Cheme, Luis, Mama lucha, Bruce Lee, Jonathan, Guardia, Christian Alfonso, Morenazo, Carlos, Junior, Jess, Guayaco, David, y 4 personas que no pudieron ser identificadas.

 

 

 

 

 

 


Figura 2: Infografa: actores de la controversia

Fuente: D. Oviedo (2019)

 


Figura 3: Infografa: actores de la controversia

Fuente: D. Oviedo (2019)

 

Ubicacin y recorridos

Segn el autor Francesco Carrieri (2002), al espacio nmada lo califica como menos denso y ms lquido por lo tanto vaco. Este espacio vaco muestra caractersticas de desolacin y despoblamiento que por sus condiciones se vuelve impracticable.

Los grficos mostrados a continuacin pretenden mostrar la territorialidad que se ha formado en el sitio de estudio adems de manifestar que el lugar est poblado en condiciones controversiales. La Loma del Panecillo y el tramo del ro Machngara en la quebrada El Censo son lugares identificables por el imaginario colectivo; que tienen su importancia dentro de la estructura de la ciudad a nivel social y ambiental. Ambos lugares aparentemente lucen despoblados, sin embargo, existe una estructura social dentro de estos.

Mediante la indagacin de las fuentes documentales se ha logrado reconstruir algunos hechos que ayudan a cartografiar la localizacin de cada uno de los actores mostrados en pginas anteriores.

 


Figura 4: descripcin grfica de los actores y sus recorridos

Fuente: D. Oviedo (2019)

 

Anlisis del hbitat y los modos de habitar: un rgimen anarquista

Una vez analizados el lugar y los actores (su ubicacin y su recorrido), es preciso relacionar ambos elementos y estudiar los modos de habitar que se identifican dentro del sitio de estudio. Los actores mencionados han poblado el bosque de la Loma del Panecillo y el tramo del ro Machngara en el parque del censo de una manera austera y poco ortodoxa.

Las periferias y bordes de quebradas, bosques, peascos e infraestructuras abandonadas se han convertido en escenarios que prestan las condiciones adecuadas para vivir aislados de la sociedad. El difcil acceso a estos lugares brinda garantas de resguardo para las personas que han decidido vivir de este modo, quienes ven al sitio como una oportunidad de supervivencia.

Los dos sectores son parte de la memoria colectiva quitea, son lugares icnicos que estn presentes dentro del imaginario de los ciudadanos debido a algunos acontecimientos importantes construyeron el segundo paisaje. Entindase a este segundo paisaje como el entorno natural modificado por la voluntad del hombre para darle un uso.

La poca en la cual estos lugares prestaban sus servicios ecosistmicos termin, ahora presta estos servicios a otro estrato de la sociedad. El lugar se llen de olvido al igual que la gente que habita en este. Se lo ve ajeno al resto de la ciudad similar al sentimiento que tiene las personas que lo estn poblando con respecto al resto de la ciudad.

La supervivencia y el ingenio se reflejan en tcnicas constructivas del grupo humano que habita este territorio. Estas estn construyendo su propio paisaje, lo hacen con caractersticas de indeterminacin, de manera improvisada con caractersticas muy peculiares que parecen surgir del abandono. Parecen querer adaptar su cotidianeidad al paisaje que los rodea y querer ser invisibles para el resto.

La Loma del Panecillo y el tramo del ro Machngara en el parque el Censo, se ha convertido en hbitat que se ha construido desde los escombros, a esta relacin se la puede denominar tercer paisaje. A los modos de habitar encontrados en este lugar se los ha tipificado para que se los pueda comprender de mejor manera:

Cambucha.- Es un refugio improvisado para un usuario nmada. Este est hecho de materiales obtenidos de la basura y de la naturaleza. Se conforma de una cobija flexible que se adapta y puede ser transportada; adems est perforada para tener una relacin de visualizacin entre el interior y el exterior. Estn localizadas en lugares de difcil acceso y por lo general se camuflan con rboles que son parte de su sistema estructural. Yacen sobre pendientes pronunciadas junto a las pertenencias de su usuario que se las ve dispersas a sus alrededores.

Cambucha de dos pisos.- Es una construccin de piezas longitudinales de rboles que conforman una edificacin improvisada de dos niveles. Su estructura y estabilidad se ayuda de los elementos naturales que la rodean. Usa un sistema de amarres funciona como un sistema de uniones entre palos, esta estructura aprovecha taludes o races de rboles para ser ms estables. Visualmente se la puede describir como una casa del rbol que sita reas servidas en planta alta y las servidoras en planta baja.

 


Figura 5: Infografa: ilustracin de las cambuchas y cambuchas de dos pisos

Fuente: D. Oviedo (2019)

 

Cueva.- Son fisuras en el terreno cuya funcin vara dependiendo del tamao de las mismas. Son refugios donde el usuario se asla de su entorno en sentido fsico y tambin emocional. Se encuentran sobre terrenos de gran altura con difcil acceso a travs de caminos resbaladizos y confusos donde es fcil percibir el vrtigo. Los usuarios de las cuevas suelen esconder sus ingresos para tener mayor seguridad y la adaptan de acuerdo a sus necesidades.

 


Figura 6: Infografa: ilustracin de las cuevas

Fuente: D. Oviedo (2019)

 

Infraestructuras existentes.- Las construcciones dentro del lugar de estudio han cambiado de uso y usuario a lo largo del tiempo de acuerdo a su contexto. En la actualidad se encuentran abandonadas. Olvidadas yacen sobre el borde del ro, prestas a ser pobladas por aquellos que lo requieran. Sus habitantes han respetado sus caractersticas y casi no muestran modificaciones externas, simplemente han adaptado el interior a sus necesidades. Se han identificado modos de habitar bajo puentes, en los canales de alcantarillado del ro Machngara, bajo paradas de buses y en edificaciones abandonadas.

 


Figura 7: Infografa: ilustracin de las estructuras existentes

Fuente: D. Oviedo (2019)

 

Discusin

Cul es la tctica de municipios cuando se trata de este tipo de habitantes? Son suficientes los centros de acogida para personas de la calle o es acaso una cortina de humo que ayuda a escapar de una problemtica mayor en cunto a polticas econmicas y laborales? Cmo llevamos a la normalidad a un sector social, que en primer lugar, es parte del abandono estatal y que principalmente no contempla parlamentos que opten por una verdadera reinsercin social?

Los autores Jimnez y Pealver (2015), relacionan este tipo de casos como el estado de in-planificacin; refirindose a este como a la materializacin de la ciudad basada en la anarqua donde aparecen una serie de prcticas, asociaciones e instituciones a travs de las cuales se genera un determinado orden que organiza la coexistencia del conflicto.

Al estudiar estos espacios podemos ver que ciertas prcticas son espontneas y son tambin pactos que surgen a travs de una necesidad expresada y puesta en prctica por una comunidad improvisada. As podemos hablar del caso de Jefferson quien se convirti en vigilante de la zona, adems de tener un empleo con el que recauda lo necesario para vivir y para permitirse ceder por ciertas horas su trabajo a personas en su misma condicin.

Estos pensamientos nos llevan a analizar que aquel entorno es de todos y a la vez de nadie, que est olvidado entre laderas, que es invisible ante los transentes y que la representacin de la vivienda es la instrumentalizacin de la supervivencia

En virtud de lo expuesto, se destaca la necesidad de mostrar los mecanismos sociales que construyen esta clandestinidad que son reflejo de fracasos del orden social. Estos fenmenos se materializan a travs de la modificacin del hbitat al interior de la quebrada de El Censo y de la Loma del Panecillo.

Mirar estos lugares desde esta perspectiva puede motivar a generar prcticas ms ligadas con la realidad que consideren a los actores que realmente estn involucrados. Se han visto muchos estudios sobre este sitio en particular, pero este pretende mostrar una realidad incmoda sobre el mismo.

Se puede mencionar que el abandono, la precarizacin del hbitat y el proceso de urbanizacin y fragmentacin de la ciudad han llevado a la quebrada de El Censo a su alienacin. Desde el ao 1997 todos los intentos por rescatar este lugar han fracasado lo cual ha determinado que contine en estas condiciones. La recuperacin de este lugar tiene una trascendencia de orden medio ambiental y social de alto impacto y parecera ser ajena o no interesar a los organismos competentes.

El poblamiento de la quebrada es un reflejo de la estructura social de la que somos parte; que ha empujado a los seres que viven al margen de la sociedad a ser protagonistas. En trminos de Focault, vivimos en una sociedad disciplinaria, donde los normales viven a la vista de todos y los anormales estn condenados a ser escondidos, separados y condenados.

 

 

Eplogo y prototipos

Se pretende re conceptualizar los 4 tipos de hbitats identificados en la zona de estudio tomando una muestra del objeto en los distintos contextos para reutilizarla en una creacin nueva[3], tratando de reconocer las tecnologas aplicadas y la forma de construccin de los refugios que son muestra de un habitar nmada. Para poder entender este tipo de hbitats se debe escapar de las normas, de la funcionalidad y de la estandarizacin. No es la solucin al conflicto (pues este tiene un origen estructural y se lo analizar en estudios futuros), sin embargo, se pretende aportar con ideas para aportar a los modos de habitar encontrados.

Cambuchas.- esta se redefine como un refugio para un usuario con un destino incierto que tiene que lidiar con obstculos. Es un habitculo espontneo que permite a su dueo avanzar y abrirse camino. Est construida con materiales reciclados. Prevalece la funcin de ocultarse y permite moverse por todo el sector de acuerdo a las necesidades cambiantes. Se la puede apoyar sobre la tierra pero permite su fcil empaquetado y traslado. Su costo de implementacin es de 3 dlares.

 


Figura 8: Prototipo de cambuchas

Fuente: D. Oviedo (2019)

 

Cambuchas de dos pisos.- es una estructura elaborada con madera, plstico que utiliza las bondades del lugar para su estabilidad. Mantiene la misma morfologa que la concebida por sus usuarios. Este refugio se considera como una evolucin de la primera tipologa identificada e involucra un usuario ms sedentario.

 


Figura 9: prototipo cambuchas de dos pisos

Fuente: D. Oviedo (2019)

 

Cuevas.- en el interior de los habitculos se pueden realizar varias actividades: descanso, resguardo, almacenamiento incluso interaccin social. La propuesta involucra la actividad de modificar el terreno o escarbar para moldear la cueva de acuerdo a las necesidades del usuario que se lo puede calificar como casi sedentario. El prototipo mantiene la naturaleza de escondite pero se le intenta moldear para poder albergar las actividades de una manera ms adecuada y confortable.

 

 

 

 

 

 

 

 


Figura 10: prototipos infraestructuras existentes y cuevas

Fuente: D. Oviedo (2019)

 

Una cueva dentro de una cueva, significa tener un escondite, que contiene otro escondite y as sucesivamente. El propsito de esta intervencin es generar condiciones para que el caos pueda desenvolverse libremente.

Infraestructuras abandonadas.- esta propuesta involucra la adaptacin de una pre existencia arquitectnica para que pueda funcionar como vivienda. Se aprovechan vestigios para poder formar los habitculos. Este prototipo permite montar y desmontar artefactos para poder modificar los espacios de acuerdo a las necesidades constantemente cambiantes.

Durante mucho tiempo se nos ha hablado de un proceso de urbanizacin que crea ciudades que crecen de manera descomunal siempre de lado del sistema capitalista (la ciudad como insumo del capital). Los aspectos migratorios e industriales han determinado la naturaleza de las ciudades.

Estas ciudades estn en proceso de transformacin debido a las necesidades actuales que demandan a estas ser ms eficientes y resilientes. El cambio climtico y la insostenibilidad del funcionamiento actual de las urbes son vulnerabilidades a las que estamos expuestos.

Poder contextualizar cualquier tipo de hbitat para despojarlo de cualquier prejuicio, desde una casa rentera, una media agua y hasta una cambucha; involucra ver ms all de lo establecido socialmente. Este hecho implica poner por encima el patrimonio humano sobre el patrimonio construido.

 

Referencias

1.              Alison Smithson, P. S. (1993). Italian Thoughts. A. and P. Smithson.

2.              Badiou, A. (1988). El ser y el acontecimiento. Paris: Seuil.

3.              Cacciari, M. (1998). Habitar, pensar. Cuarta conferencia en memoria de Manfredo Tafuri (pg. 6). Venecia: Departamento de Historia de la arquitectura del IUAV.

4.              Carreri, F. (2002). El Andar Como Prctica Esttica. Barcelona: Editorial Gustavo Gili, sa.

5.              Castells, M. (1974). La Cuestion Urbana. Espaa: Editores S.A. .

6.              Clment, G. (2007). Manifiesto del tercer paisaje. Barcelona: Editorial Gustavo Gili.

7.              Cruz, T. (04 de 2011). THE FUNAMBULIST. Obtenido de https://thefunambulist.net/cartography/politics-geopolitical-borders-a-competition-by-think-space-with-teddy-cruz

8.              Europa, C. d. (2000). Convenio Europeo del Paisaje. Florencia.

9.              Foucault, M. (1967). Des espaces autres, El cuerpo utpico - Heterotopas. Buenos Aires: Nueva Vision SAIC.

10.          Izaguirre, D. J. (2015). Tumblr. Obtenido de Historia de una Lobotomia: https://historiadeunalobotomia.tumblr.com/

11.          Jimnez, D., & Pealver, M. (2015). TUMBLR. Obtenido de HISTORIA DE UNA LOBOTOMIA: https://historiadeunalobotomia.tumblr.com/

12.          Kingman, N. (2009). El molino y los panaderos. Quito: Fondo de salvamento del Parrimonio Cultural de Quito.

13.          Larrea, S. (2007). El aguatero prodigioso y otros cuentos. Quito: Eskeletra.

14.          LATOUR, B. (2015). TUMBR. Obtenido de HISTORIA DE UNA LOBOTOMIA: https://historiadeunalobotomia.tumblr.com/regimen

15.          Luzuriaga, S. (2013). Quito y sus recorridos de agua. Quito: Universidad Andina Simn Bolvar.

 

 

 

 

2020 por los autores. Este artculo es de acceso abierto y distribuido segn los trminos y condiciones de la licencia Creative Commons Atribucin-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional (CC BY-NC-SA 4.0)

(https://creativecommons.org/licenses/by-nc-sa/4.0/).

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 



[1] Qu es el tercer estado? Todo. Qu ha hecho el tercer estado? Nada Qu aspira a ser? Algo. (Clment, 2007)

[2] Territorio incluido dentro de otro de mayor extensin con caractersticas diferentes.

[3] Esta tcnica se conoce como samplaje

Métricas del Artículos

Cargando Métricas.....

Metrics powered by MI WEB PRO

Enlaces de Referencia

  • Por el momento, no existen enlaces de referencia


Copyright (c) 2021 Julio César Vega-Betancourt, Diana Oviedo-Ludueña

URL de la Licencia: https://creativecommons.org/licenses/by-nc-sa/4.0/deed.es

Polo de Capacitación, Investigación y Publicación (POCAIP)

Dirección: Ciudadela El Palmar, II Etapa,  Manta - Manabí - Ecuador.

Código Postal: 130801

Teléfonos: 056051775/0991871420

Email: [email protected]

URL: https://www.dominiodelasciencias.com/

DOI: https://doi.org/10.23857/pocaip