Ciencias Tcnicas y Aplicadas

Artculo de Investigacin

 

Derecho a migrar de los menores de edad. Vulnerabilidad y riesgos de movilidad dentro del ordenamiento jurdico ecuatoriano

 

Right to migrate of minors. Vulnerability and mobility risks within the Ecuadorian legal system

 

Direito de migrao de menores. Riscos de vulnerabilidade e mobilidade no sistema jurdico equatoriano

 

Jamileth Briggitte Seminario Sandoval II
jseminari2@utmachala.edu.ec
https://orcid.org/0000-0001-6089-9175
Karla Jahely Jurado Iiguez I
kjurado1@utmachala.edu.ec
 https://orcid.org/0000-0003-3319-0261
Mnica Eloiza Ramn Merchn III
meramon@utmachala.edu.ec
 https://orcid.org/0000-0002-1191-863X
 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


Correspondencia: [email protected]

 

 

*Recibido: 29 de junio del 2022 *Aceptado: 12 de julio de 2022 * Publicado: 16 de agosto de 2022

 

       I.          Estudiante de la Universidad Tcnica de Machala, Ecuador.

     II.          Estudiante de la Universidad Tcnica de Machala, Ecuador.

   III.          Doctora en Jurisprudencia y Abogada de los Tribunales de justicia de la Repblica del Ecuador, Magister Derechos Fundamentales y Justicia Constitucional, Ecuador.

 

 

 

Resumen

La movilidad humana es un fenmeno antiguo y que siempre ha representado un reto para los pases que se ven involucrados en este fenmeno. En la actualidad, la movilidad humana se ve potenciada por las crisis sociales y econmicas que azotan a ciertos pases, siendo un claro ejemplo en el continente americano la situacin de Venezuela. Por ello, los migrantes se constituyen como un grupo de atencin prioritaria, dado que su situacin de irregularidad impacta en su modo de vida y en sus oportunidades de insercin social y econmica. De igual modo, los menores de edad que acompaan a dichos adultos o que en algunos casos extremos, migran de forma independiente, se ven amenazados por los distintos riesgos que entraa la migracin. El objetivo central de este artculo es analizar la migracin como un fenmeno social, cultural y econmico; la calidad de los nios, nias y adolescentes migrantes como un grupo de atencin prioritaria; el derecho a migrar con sus respectivas consecuencias negativas y por ltimo, una visin crtica desde las polticas pblicas y su influencia para aminorar esta vulnerabilidad de los menores migrantes. Para alcanzar este objetivo se utiliza la tcnica documental, en compaa de los mtodos analtico, exegtico y sinttico. Se concluye que los menores de edad en situacin de vulnerabilidad son un grupo de atencin prioritaria, que la Constitucin del Ecuador dispone los mandatos constitucionales centrales para la proteccin de los menores de edad migrantes pero que en estricta observancia de las polticas pblicas, stas deben ser ms protectoras a fin de cumplir tanto con los mandatos constitucionales como para concretar una proteccin efectiva de los menores migrantes.

Palabras Claves: Menores migrantes; grupo vulnerable; polticas pblicas; derecho a migrar; ordenamiento jurdico ecuatoriano.

 

Abstract

Human mobility is an old phenomenon and has always represented a challenge for the countries that are involved in this phenomenon. Currently, human mobility is enhanced by the social and economic crises that are plaguing certain countries, with the situation in Venezuela being a clear example on the American continent. For this reason, migrants are constituted as a priority attention group, given that their irregular situation impacts their way of life and their opportunities for social and economic insertion. Similarly, minors who accompany these adults or who, in some extreme cases, migrate independently, are threatened by the different risks that migration entails. The central objective of this article is to analyze migration as a social, cultural and economic phenomenon; the quality of migrant children and adolescents as a priority attention group; the right to migrate with its respective negative consequences and finally, a critical view from public policies and their influence to reduce this vulnerability of migrant minors. To achieve this objective, the documentary technique is used, together with the analytical, exegetical and synthetic methods. It is concluded that minors in vulnerable situations are a group of priority attention, that the Constitution of Ecuador provides the central constitutional mandates for the protection of migrant minors but that in strict observance of public policies, these must be more protective in order to comply both with the constitutional mandates and to specify an effective protection of migrant minors.

Keywords: Migrant minors; vulnerable group; public politics; right to migrate; Ecuadorian legal system.

 

Resumo

A mobilidade humana um fenmeno antigo e sempre representou um desafio para os pases envolvidos nesse fenmeno. Atualmente, a mobilidade humana potencializada pelas crises sociais e econmicas que assolam alguns pases, sendo a situao da Venezuela um exemplo claro no continente americano. Por isso, os migrantes constituem-se como um grupo de ateno prioritria, visto que sua situao irregular impacta seu modo de vida e suas oportunidades de insero social e econmica. Da mesma forma, os menores que acompanham esses adultos ou que, em alguns casos extremos, migram de forma independente, so ameaados pelos diferentes riscos que a migrao acarreta. O objetivo central deste artigo analisar a migrao como fenmeno social, cultural e econmico; a qualidade das crianas e adolescentes migrantes como grupo de ateno prioritria; o direito de migrar com suas respectivas consequncias negativas e por fim, uma viso crtica das polticas pblicas e sua influncia para reduzir essa vulnerabilidade dos menores migrantes. Para atingir este objetivo, utiliza-se a tcnica documental, juntamente com os mtodos analtico, exegtico e sinttico. Conclui-se que os menores em situao de vulnerabilidade so um grupo de ateno prioritria, que a Constituio do Equador prev os mandatos constitucionais centrais para a proteo dos menores migrantes, mas que na estrita observncia das polticas pblicas, estas devem ser mais protetoras para cumprir tanto com os mandatos constitucionais e especificar uma proteo efetiva dos menores migrantes.

Palavras-chave: Menores migrantes; grupo vulnervel; polticas pblicas; direito de migrar; sistema jurdico equatoriano.

Introduccin

Como se ver en el desarrollo del presente trabajo, la migracin es un fenmeno internacional, motivado entre muchos orgenes, por problemas sociales y econmicos, guerras, problemas ambientales, entre otras causas. As como migran adultos, tambin se aprecia que la migracin es efectuada por menores de edad (nios, nias y adolescentes), tanto en compaa de adultos, como tambin de manera autnoma.

Se reflexiona por otra parte, que los nios nias y adolescentes (en adelante, NNA), forman parte de los denominados grupos de atencin prioritaria, pertenencia que justifica que el Estado preste una atencin diferenciada y especializada a las necesidades de los NNA, por ser un grupo vulnerable. As mismo, en el caso de los NNA migrantes, esta vulnerabilidad se ve incrementada por cuestiones de falta de documentacin, problemas de acceso a sistemas educativos, de salud, dispersin familiar, exposicin a trata de personas y adopciones ilegales, entre otras amenazas.

El marco jurdico ecuatoriano protege desde el seno constitucional a los NNA, as como los derechos de las personas migrantes. Esta proteccin se materializa desde la Constitucin de la Repblica (en adelante, CRE), pasando por el Cdigo de la Niez y Adolescencia (en adelante, CONA), la Ley Orgnica de Movilidad Humana (en adelante, LOMH), pronunciamientos de la Corte Constitucional del Ecuador (en adelante, CCE) por ejemplo la Sentencia 209-15-EP-CC, del 24 de junio de 2015, acuerdos ministeriales y convenios, tal como el Convenio marco de cooperacin interinstitucional entre el Ministerio de Relaciones Exteriores y Movilidad Humana, Ministerio del Interior, Ministerio de Inclusin Econmica y Social, para garantizar el manejo adecuado de los flujos migratorios con enfoque en derechos humanos de los ciudadanos extranjeros y de los nios, nias y adolescentes que ingresan al Ecuador, con especial referencia a los ciudadanos provenientes de los pases sudamericanos.

Es prudente remarcar que a ms de los cuerpos normativos nacionales antes mencionados, desde el marco internacional, Ecuador se ve influenciado por la Convencin sobre Derechos del Nio (en adelante, CDN), observaciones tales como la Observacin General N 14 del Comit de los Derechos del Nio (2013) y expresiones de la Corte Interamericana de Derechos Humanos (en adelante, CIDH), como la Opinin Consultiva sobre los derechos y garantas de nias y nios en el contexto de la migracin y/o en necesidad de proteccin internacional (2014).

El objetivo central del presente artculo cientfico es analizar la migracin como un fenmeno social, cultural y econmico; la calidad de los nios, nias y adolescentes migrantes como un grupo de atencin prioritaria; el derecho a migrar con sus respectivas consecuencias negativas y por ltimo, una visin crtica desde las polticas pblicas y su influencia para aminorar esta vulnerabilidad de los menores migrantes. Para alcanzar este objetivo se utiliza la tcnica documental,

Esta informacin adquirida a travs de la tcnica documental es analizada en compaa de los mtodos analtico, exegtico y sinttico. El mtodo analtico facilit el anlisis de cada uno de los temas de este trabajo, contraponiendo la normativa y los estudios previos sobre la migracin y la influencia en los derechos de los NNA. Respecto al mtodo exegtico, permiti el anlisis de la normativa tanto nacional como internacional en materia de derechos de los NNA, en concatenacin con los pronunciamientos de organismos tales como la CIDH y la CCE. Por su parte, el mtodo sinttico dio lugar al resumen de los aportes de cada tema de este trabajo, dando lugar a las conclusiones.

Se concluye que los menores de edad en situacin de vulnerabilidad son un grupo de atencin prioritaria, que la CRE dispone los mandatos constitucionales centrales para la proteccin de los menores de edad migrantes y que la normativa infraconstitucional y las acciones de distintos ministerios materializan esta proteccin, pero que en estricta observancia de las polticas pblicas, stas deben ser ms protectoras a fin de cumplir tanto con los mandatos constitucionales como para concretar una proteccin efectiva de los menores migrantes.

 

DESARROLLO

1. La migracin como fenmeno social, cultural y econmico

Con el auge de los medios de transporte, la migracin humana ha crecido de forma exponencial. La migracin, tal como se conoce en la actualidad, se comienza a desarrollar desde el Siglo XVI, tomando mayor fuerza tras eventos como la revolucin industrial y la sociedad de consumo (Reig & Norum, 2020). Los motivos expansionistas que caracterizaban a los movimientos migratorios, han cambiado por motivos econmicos, de conflictos blicos, o como seala Altamirano Ra (2021), por el cambio climtico y desastres ambientales, llevando a personas a desplazarse por causa de estos desastres, conocidos como refugiados ambientales.

Sumado a lo antes mencionado, se detecta tambin un incremento de la migracin que tiene como trasfondo los problemas sociales, culturales y econmicos. As, Guilln del Romero, Menndez Menndez & Moreira Chica (2019, p. 282) destacan que los incrementos de la migracin coinciden con las crisis econmicas, laborales, polticas, sociales, de salud, alimentos, secuestros, narcotrfico, guerras, entre otras causas que motivan a las personas, de forma voluntaria o forzosa, a desplazarse de sus pases. Ejemplo de esto, en Ecuador, fue la migracin ocurrida luego de la crisis econmica de los aos 1999-2000.

Se reflexiona que el enfoque que dan los pases a la migracin, depende de qu rol juegan en esta relacin. Por una parte, los pases que padecen problemas sociales, culturales y econmicos, permiten la salida de su poblacin, por ejemplo, lo que sucede en frica del Norte -frica Subsahariana- (lvarez Acosta & Lpez Len, 2019), de haitianos hacia la frontera norte de Mxico (Moreno Mera, 2019), o, de modo general, de latinoamericanos hacia EE.UU. y Europa. Esta permisibilidad en la salida muchas veces no protege los derechos de los NNA puesto que es una salida indiscriminada, y no est sujeta a posibles prohibiciones, por ejemplo, cuando la salida de los NNA de su pas puede exponerlos a peligros que pongan en juego su integridad. Por otra parte, los pases que reciben a estos migrantes -sea que stos ingresan de modo legal o ilegal- toman polticas diferenciadas respecto de su trato.

As, en algunos casos, los pases toman medidas humanitarias, valorando la situacin de des-favorabilidad que atraviesan estos migrantes, de forma que se articulan polticas pblicas para acoger a estos grupos humanos[1]. Sin embargo, esta idea inclusiva y garantista de derechos no es adoptada por todos los pases del mundo. Sobre esto ltimo, en cuanto a medidas antihumanitarias, Ferrajoli (2019, p. 192) muy ilustrativamente indica:

() debemos pensar en los pueblos migrantes como el pueblo constituyente de un nuevo orden mundial. Ya que los terribles efectos del cierre de las fronteras de los pases ricos -las dolorosas odiseas de quienes huyen de la pobreza, de las guerras o de las persecucin; los miles de muertos cada ao entre los que intentan llegar a nuestras costas; las decenas de miles de personas expulsadas de Argelia a las que dejaron vagar y morir en el desierto del Shara; las personas encerradas en condiciones inhumanas en el infierno de las prisiones de Libia; los miles de migrantes que acuden a nuestras fronteras a pesar de las barreras y las concertinas, expuestos al fro y al hambre; los sufrimientos infligidos por nuestros gobiernos, como las segregaciones y las separaciones de los nios de sus padres en los Estados Unidos, o el diseo de muros fronterizos, o la repatriacin forzada de los dreamers, o las expulsiones de inmigrantes irregulares que viven desde hace aos en nuestros pases-son los horrores de nuestro tiempo que impondrn a los que formen el futuro un nuevo nunca ms: la afirmacin y la garanta de la libertad de movimiento por todo el planeta de todos los seres humanos.

Estos son claros ejemplos de medidas que se llevan a cabo ignorando la dignidad inherente a los seres humanos, reconocida desde el Prembulo de la Declaracin Universal de los Derechos Humanos de 1948, y en numerosos cuerpos normativos de carcter internacional y regional, por ejemplo, la Convencin Interamericana sobre Derechos Humanos (en adelante, Convencin IDH) en su art. 11 numeral 1[2]. Es cierto, adems, que la migracin ha estado estigmatizada, criminalizada en algunos casos, donde se concibe a los migrantes como un peligro arquetpico al bienestar de una comunidad (Pfleger, 2019, p. 650) algo que a todas luces no coadyuva a un respeto de los derechos humanos, ni tampoco impulsa el desarrollo social, econmico y cultural de estas personas migrantes, hecho que las coloca en una situacin de vulnerabilidad, exponiendo tambin a dicha vulnerabilidad a los NNA migrantes.

La migracin, como fenmeno que expone a numerosos peligros a los seres humanos (hambre, enfermedades, delincuencia, acoso y abuso sexual, falta de acceso a los servicios de salud y a la educacin), as como expresiones denigrantes y criminales como polticas migratorias restrictivas, xenofobia, discriminacin y trfico de personas (Comisin Econmica para Amrica Latina y el Caribe, 2010) cobra mayor inters cuando los sujetos afectados son menores de edad. A raz de esto, a lo largo del presente trabajo, el anlisis del fenmeno migratorio ir enfocado, sobre todo, a los menores de edad, es decir, los NNA, que por numerosas razones, deben migrar, con los peligros que esto conlleva para su integridad fsica, psicolgica y sexual. Por ello, se reflexiona que sera importante pasar de la cultura del rechazo al migrante, hacia una cultura del encuentro (Ortega Rojas, 2021), donde estas prcticas discriminatorias se vean reducidas y eliminadas.

Cuando los sujetos que migran son menores de edad, es decir, NNA, es necesario prevenir cuestiones tales como dificultades de adaptacin escolar, desintegracin familiar, que deriva en sentimientos de abandono as como tambin, la falta de documentacin incrementa la vulnerabilidad a casos de trata y adopciones ilegales (Liwski, 2008). A su vez, como se apreciar en el siguiente apartado, esta condicin de movilidad de los NNA los condiciona como grupos de atencin prioritaria, dignos de la ejecucin de polticas pblicas acorde a sus necesidades.

 

2. Los nios, nias y adolescentes como sujetos de derechos y grupo de atencin prioritaria en la Convencin sobre Derechos del Nio y en el marco jurdico y jurisprudencial ecuatoriano

De modo previo a analizar el derecho a migrar de los menores de edad, es necesario comprender que este grupo de menores, mismo que est constituido por NNA, forma parte del denominado grupo de atencin prioritaria. En el plano internacional, la CDN establece en su art. 2 que no habr distincin alguna, ni por casos de raza, el color, el sexo, el idioma () el origen nacional, tnico o social para el cumplimiento de los derechos de los NNA. En este caso, entonces todos los derechos de los NNA debern ser protegidos sin distincin alguna, elemento que condiciona al Estado en su diseo de polticas pblicas de proteccin, tal como expresan tanto el art. 19 en los numerales 1 y 2 as como el art. 20 numeral 1 de la CDN.

En cuanto a la calidad de sujetos de derechos, esta concepcin es desarrollada en los ltimos aos, cuando se deja atrs la Doctrina de la Situacin Irregular de los NNA para dar paso a una tutela diferente de los derechos de los menores. Desde el seno del Derecho internacional, se ha promovido los derechos de los NNA, viendo la luz interpretaciones donde los menores son considerados como actores sociales, como ciudadanos (Magistris, 2018) y por tanto, se despliegan una serie de derechos y garantas a su favor, algo que no pasaba cuando se trataba al menor como un ser sin capacidad de decisin, donde el Estado se converta prcticamente en un reemplazo de la familia (Jetn Balarezo & Jimbo Tonato, 2010).

Dicho seno internacional ha aportado con tratados y convenios que han modificado la forma de entender a los menores de edad en el desarrollo de la sociedad, as como la postura del Estado de garantizar derechos fundamentales para con este grupo especial. As, cabe mencionar la CDN, de 1989, que a ms de establecer principios paradigmticos como el inters superior del nio (Valencia-Corominas, 2018), a travs de su carcter vinculante, obliga a los Estados que ratificaron dicho instrumento, a cumplir con sus disposiciones, obligacin que recae tambin para el ordenamiento jurdico ecuatoriano.

Como a bien destacan Ochoa Escobar, Peafiel Palacios, Vinueza Ochoa & Snchez Santacruz (2021, p. 423), la CDN establece cuatro ejes fundamentales respecto de los menores: la no discriminacin; devocin al inters superior del nio; el derecho a la vida, la supervivencia y el desarrollo; y respeto por las opiniones del nio. De estos cuatro pilares establecidos supra, todos tienen una relacin estrecha con el derecho a migrar de los menores y la atencin a la vulnerabilidad y los riesgos de movilidad.

Conexo a esto, el Comit de los Derechos del Nio en su Observacin General N 14 expresa que el puntapi dado por la CDN tiene incidencia en tres puntales, de los cuales se destacan dos a continuacin. El primero de ellos, respecto del inters superior del menor, indicando que es obligacin de los Estados:

La obligacin de garantizar que el inters superior del nio se integre de manera adecuada y se aplique sistemticamente en todas las medidas de las instituciones pblicas, en especial en todas las medidas de ejecucin y los procedimientos administrativos y judiciales que afectan directa o indirectamente a los nios (2013, p. 5).

En este caso, las autoras del presente artculo reflexionan que el inters superior del menor en materia de movilidad humana tiene una incidencia fundamental puesto que toda poltica pblica o medida legal que se pueda tomar respecto de los migrantes, que pueda llegar a perjudicar a los menores de edad, debe ser rechazada de plano por obra de tal inters superior del menor, tomando en cuenta que su calidad de menor de edad y su situacin migratoria incrementan su vulnerabilidad, en compaa de la necesidad legal de su proteccin especializada.

El segundo de los puntales establecidos por la CDN y destacados por el Comit antes mencionado es que recae sobre los Estados:

La obligacin de velar por que todas las decisiones judiciales y administrativas, las polticas y la legislacin relacionadas con los nios dejen patente que el inters superior de estos ha sido una consideracin primordial; ello incluye explicar cmo se ha examinado y evaluado el inters superior del nio, y la importancia que se le ha atribuido en la decisin (2013, p. 5).

Este elemento es central dado que, por ejemplo, en las decisiones o resoluciones administrativas que tome el Ministerio de Relaciones Exteriores y Movilidad Humana se deben tomar en cuenta que en los casos de irregularidad de los menores de edad y de alguno de sus progenitores, la valoracin de los elementos a travs del inters superior del menor, y en la motivacin de dichas resoluciones se debe mencionar y justificar la importancia que se le ha dado al inters superior del menor en dicha decisin. Esto en materia de movilidad humana puede convertirse en un pilar central que justifique (a travs de la proteccin de los NNA y el ejercicio del inters superior del menor) una menor cantidad de expulsiones del territorio nacional, cambiando esto por multas que tambin deberan ser moderadas tomando en cuenta las necesidad de los NNA y sus familias en situacin de irregularidad.

Pasando a un mbito nacional, Perugachi Torres (2014) determina que la evolucin operada por la CRE de 2008 permiti la superacin de la visin de los NNA como meros objetos de derecho, para pasar a ser considerados como sujetos de derechos. Por ello, la concepcin moderna indica que los NNA son sujetos de derechos, por lo que todos los derechos concebidos tanto en el ordenamiento jurdico internacional, como interno de cada Estado, les asisten y deben ser vigilados, promovidos y respetados por los Estados, la sociedad y los particulares.

En este aspecto, el primero de los conceptos antes vertidos, la pertenencia al grupo de atencin prioritaria, significa los menores de edad son parte de un grupo de personas que necesitan una atencin especializada por parte del Estado, misma que debe ser articulada desde el Estado central y con la participacin de los distintos actores sociales, polticos y de los gobiernos autnomos descentralizados, siendo la participacin de estos ltimos fundamental de cara a lograr una visin integradora e igualitaria permitiendo a los grupos de atencin prioritaria tener un acceso ms fcil a los servicios pblicos (Paz Villegas, 2015). Esta doctrina de los grupos de atencin prioritaria (donde se encuentran incluidos los NNA) est reflejada en la CRE 2008, ms precisamente en el art. 35, donde determina que:

Las () nias, nios y adolescentes () recibirn atencin prioritaria y especializada en los mbitos pblico y privado. La misma atencin prioritaria recibirn las personas en situacin de riesgo, las vctimas de violencia domstica y sexual, maltrato infantil, desastres naturales o antropognicos. El Estado prestar especial proteccin a las personas en condicin de doble vulnerabilidad.

Sobre esto, Erazo Galarza (2021) seala que si bien, con base al art. 10 de la CRE, se establece que todas las personas gozarn de los derechos garantizados en la misma Constitucin y tratados internacionales, hay grupos que por sus caractersticas propias, requieren de un tratamiento diferenciado por parte del ordenamiento jurdico. De modo especializado, la CCE, en su Sentencia N 022-14-SEP-CC, emitida dentro del caso No. 1699-11-EP, estableci que por el principio de inters superior de las nias, nios y adolescentes, dicho grupo de atencin prioritaria tiene el status de sujetos de proteccin constitucional reforzada, condicin que se hace manifiesta entre otros efectos- en el carcter superior y prevaleciente de sus derechos e intereses, cuya satisfaccin debe constituir el objetivo primario de toda actuacin que les competa (2014, p. 20).

De igual forma, se puede reflexionar que el art. 11 numeral 2 de la CRE establece una igualdad al momento del goce de derechos, deberes y oportunidades, ms este mandato tambin se condiciona favorablemente con respecto de los grupos de atencin prioritaria. Adems, centrando esto en el tema del presente trabajo, se aprecia que los nios en condicin de movilidad, adems de reunir la caracterstica inherente a su minora de edad, tambin son personas en situacin de riesgo, pudiendo estar en condicin de doble vulnerabilidad.

De modo infraconstitucional, el CONA determina en su art. 1 que dicho Cdigo

() dispone sobre la proteccin integral que el Estado, la sociedad y la familia deben garantizar a todos los nios, nias y adolescentes que viven en el Ecuador, con el fin de lograr su desarrollo integral y el disfrute pleno de sus derechos, en un marco de libertad, dignidad y equidad.

Esto es algo que se desprende desde el seno internacional y constitucional, y que a su vez tiene una importancia capital en materia de proteccin a los NNA. Esta obligacin de proteccin se reafirma con lo establecido en el art. 8 del CONA, de deber del Estado, la sociedad y la familia dentro de sus respectivos mbitos, adoptar las medidas polticas, administrativas, econmicas, legislativas, sociales y jurdicas que sean necesarias para la plena vigencia, ejercicio efectivo, garanta, proteccin y exigibilidad de la totalidad de los derechos de nios; nias y adolescentes, siendo prudente adems indicar que dicho art. 8 tambin refuerza esta proteccin aadiendo que El Estado y la sociedad formularn y aplicarn polticas pblicas sociales y econmicas; y destinarn recursos econmicos suficientes, en forma estable, permanente y oportuna.

En cuanto a la no discriminacin de los NNA, el CONA en su art. 6 determina que todos los NNA son iguales frente a la ley y que no deben ser discriminados por motivos de su nacimiento, nacionalidad, edad, sexo, etnia; color, origen social, idioma, religin, filiacin, opinin poltica, situacin econmica, orientacin sexual, estado de salud, discapacidad o diversidad cultural o cualquier otra condicin propia o de sus progenitores, representantes o familiares, siendo pertinente destacar que tampoco se puede discriminar a los NNA por las condiciones de sus progenitores, representantes o familiares, lo cual permite reflexionar que en los casos de situaciones de irregularidad de dichos adultos, los NNA deben ser tratados con respeto.

 

3. El derecho a migrar de los nios, nias y adolescentes: una mirada internacional, regional y nacional

La migracin es un fenmeno que involucra, en la mayora de las ocasiones, al menos dos pases: el pas de origen de la persona migrante y el pas de destino. Este carcter internacional es el principal motivo que ha llevado a los pases, en conjunto, a tomar medidas normativas para regularlo. De igual forma, se concibe que muchas veces, la migracin no forma parte de un proceso enteramente voluntario, como manifestacin de la libre movilidad, sino como un fenmeno indeseado e inevitable (Lages de Oliveira, 2019). Esta interpretacin de la migracin como una consecuencia o efecto de causas ajenas a la persona que migra, reviste de importancia superior cuando quien migra de forma obligada es un menor de edad.

Al respecto, es esencial abordar una serie de documentos de carcter internacional (de tipo vinculante y no vinculante), que sirven de base para el reconocimiento de derechos de personas migrantes, con nfasis en aquellas disposiciones protectoras que se extiendan sobre los nios, nias y adolescentes. De manera incluyente, se parte de la base donde la Declaracin Universal de los Derechos Humanos, de 1948, en su art. 1 establece que Todos los seres humanos nacen libres e iguales en dignidad y derechos, algo que se reafirma con el art. 2 donde estipula que Toda persona tiene todos los derechos y libertades proclamados en esta Declaracin, sin distincin alguna de raza, color, sexo, idioma, religin, opinin poltica o de cualquier otra ndole, origen nacional o social, posicin econmica, nacimiento o cualquier otra condicin.

As, se comienza a esbozar el principio de no discriminacin a nivel internacional, principio que por ende, extiende todos los derechos y garantas que se establezcan en los cuerpos normativos de carcter internacional, tambin a los nios, nias y adolescentes. De este modo, les asisten todos los derechos y garantas, con enfoque a su edad y particularidades propias de los menores. En este sentido, y de forma particular a los nios migrantes, Ortega Velzquez (2015, p. 194), menciona que el marco incluyente marca en un nivel general, que los nios migrantes se encuentran protegidos por todas las normas del marco internacional de derechos humanos, las cuales se basan en el principio de igualdad y no discriminacin, y estn redactadas en un lenguaje inclusivo.

El marco normativo general enunciado supra recoge cuerpos normativos tales como la Declaracin Universal de Derechos Humanos, el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Polticos, el Pacto Internacional de Derechos Econmicos, Sociales y Culturales, la Convencin contra la Tortura y otros Tratos o Penas Crueles, Inhumanos o Degradantes, la Convencin Internacional sobre la Eliminacin de todas las Formas de Discriminacin Racial y la Convencin sobre la Eliminacin de todas las Formas de Discriminacin contra la Mujer. En cuanto al nivel americano, se puede mencionar la Convencin Americana sobre Derechos Humanos.

As mismo, Ortega Velzquez (2015) establece que en cuanto a un nivel especializado, es determinante la proteccin brindada por la Convencin sobre los Derechos del Nio, la Convencin Internacional sobre la Proteccin de los Derechos de todos los Trabajadores Migratorios y de sus Familiares de 1990 y los Convenios de la OIT sobre Trabajo Infantil. Estos cuerpos normativos, por sus percepciones especficas sobre los menores de edad, recogen una proteccin especializada, misma que es un elemento fundamental a la hora de buscar una mejor tutela de los derechos de los nios, nias y adolescentes. En especial, la Convencin sobre los Derechos del Nio, los arts. 10 y 11 reconociendo la libertad de circulacin y residencia (Liwski, 2008), y son determinantes a la hora de prever medidas para prevenir perjuicios que puedan derivarse de la situacin de movilidad de los NNA as como de sus familias.

Un punto central de cara a la interpretacin de los derechos de los menores migrantes es la Opinin Consultiva OC-21/14, misma que fue solicitada por los pases de Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay[3], para que la Corte Interamericana de Derechos Humanos determine con precisin las interpretaciones de las obligaciones estatales con respecto a ciertos artculos de la Convencin Americana de Derechos Humanos, de la Declaracin Americana de los Derechos y Deberes del Hombre y de la Convencin Interamericana para Prevenir y Sancionar la Tortura[4].

Como se revis previamente, el derecho a migrar tiene un fuerte respaldo normativo tanto en sede internacional como regional. Eco de esto se hace la Constitucin del Ecuador (CRE), y que tal como se ver a continuacin, recoge derechos y responsabilidades para los migrantes, dentro de los cuales, de modo generalizado, se encuentran los nios, nias y adolescentes.

En primer lugar, el derecho a migrar se encuentra contenido en el art. 40 de la CRE, donde se establece que Se reconoce a las personas el derecho a migrar. No se identificar ni se considerar a ningn ser humano como ilegal por su condicin migratoria. Esto significa que frente a situaciones anormales dentro de la condicin migratoria de una persona, la ilegalidad no es un trmino aplicado en Ecuador, sino, el trmino irregular o irregularidad. Si bien es una diferencia que a primera vista slo pareciera ser terminolgica, encierra en s un trato ms respetuoso con la persona irregular.

Acto seguido, el mismo art. 40 de la CRE determina que el Estado ejercitar una serie de medidas de asistencia, asesora, proteccin integral, precautela de los derechos de los migrantes, confidencialidad de datos y otras garantas en favor de los migrantes. De manera conjunta, el art. 41 establece el derecho de asilo y refugio, como situaciones particulares de migrante que huyen de contextos de guerra o persecucin y el derecho a la proteccin y asistencia humanitaria, sobre la base de la prohibicin de desplazamientos arbitrarios de personas, haciendo nfasis en que las nias, nios, adolescentes, mujeres embarazadas, madres con hijas o hijos menores () recibirn asistencia humanitaria preferente y especializada (art. 42 CRE).

As, es importante destacar que la CRE determina que el ejercicio de los derechos no puede verse interrumpido o menoscabado por ninguna situacin de desigualdad o discriminacin, por lo que, tanto los inmigrantes como los emigrantes tienen derecho a ser protegidos de igual modo, sin distincin alguna de su nacionalidad o condiciones sociales, culturales o econmicas. El art. 3 de la CRE establece que es una obligacin estatal garantizar sin discriminacin alguna el efectivo goce de los derechos establecidos en la Constitucin y en los instrumentos internacionales, de modo tal que el derecho a migrar cabe tanto dentro de los derechos establecidos en la CRE como en instrumentos internacionales de derechos humanos.

De modo concatenado al art. 3 de la CRE, el art. 11 del mismo cuerpo normativo, en su numeral 2, determina que Todas las personas son iguales y gozarn de los mismos derechos, deberes y oportunidades. Nadie podr ser discriminado por razones de () condicin migratoria, de modo tal que as tambin se refuerza la proteccin legal a las personas en situacin de movilidad.

Por su parte, el art. 66 de la CRE determina en su numeral 14, el derecho de libre trnsito que poseen las personas en el territorio nacional, as como el derecho a la eleccin de su residencia. El mismo numeral establece la prohibicin de devolucin de personas a pases donde su vida, libertad, seguridad o integridad pueda estar en riesgo, indicando adems que los procesos migratorios debern ser singularizados, impidiendo as deportaciones masivas y respetando los trmites legales pertinentes a cada persona, de forma tal que se les permita regularizar su situacin de forma particularizada.

En forma conexa, el art. 392 de la CRE establece que

El Estado velar por los derechos de las personas en movilidad humana y ejercer la rectora de la poltica migratoria a travs del rgano competente en coordinacin con los distintos niveles de gobierno. El Estado disear, adoptar, ejecutar y evaluar polticas, planes, programas y proyectos, y coordinar la accin de sus organismos con la de otros Estados y organizaciones de la sociedad civil que trabajen en movilidad humana a nivel nacional e internacional.

Lo primero que se extrae de esto es que el Estado se adjudica la rectora, es decir, la direccin de la poltica migratoria, determinando a su vez que ser el encargado de velar por los derechos de las personas en situacin de movilidad. Esto es consecuente puesto que la movilidad humana es una materia de Estado, y por lo tanto, no puede ser delegada a ninguna institucin privada. Sobre la coordinacin de polticas, programas y dems, el Estado surte un efecto de conector entre distintos ministerios y administraciones pblicas de cara precautelar los derechos de las personas en situacin de movilidad, en uso de las facultades al propio Estado asignadas. Aqu, en estas polticas, no slo se debe hacer nfasis a los derechos de los migrantes de forma general, sino tambin, de forma particular a aquellos que por determinadas razones se encuentran en especial vulnerabilidad, como los nios, nias y adolescentes migrantes.

Otro motivo por el cual los nios, nias y adolescentes deben recibir una atencin especializada -no slo en materia migratoria, sino de forma generalizada-, es dado su inclusin dentro de los grupos de atencin prioritaria, establecido en el art. 35 de la CRE. De este modo, se deben activar las polticas pblicas necesarias para precautelar todo tipo de daos que puedan ocasionarse, y si lamentablemente, los daos ya acaecieron, de igual modo se accionan los mecanismos pertinentes para cesar los daos causados. En el apartado siguiente se ver con ms detenimiento la situacin especial de vulnerabilidad que poseen los nios, nias y adolescentes migrantes.

De modo infraconstitucional, los postulados de la CRE en materia de movilidad se vuelven efectivos a travs de la LOMH y el Reglamento a la Ley Orgnica de Movilidad Humana, adems de los Acuerdos Ministeriales que el Ministerio de Relacione Exteriores y Movilidad Humana emita, en funcin de sus competencias, delegadas a travs de la Ley antes mencionada. En cuanto a la LOMH, el art. 63 habilita a los NNA que dependa de una persona ecuatoriana o de un extranjero que cuente con residencia permanente para que accedan a la residencia permanente. Sobre esto, se debe reflexionar que muchas veces, las personas adultas (que siendo padres o tutores de los NNA en situacin de movilidad) no pueden acceder a la residencia permanente, por lo que entonces tampoco podran acceder los menores a su cargo.

Sobre el inters superior de los NNA, el art. 2 de la LOMH determina que en todos los procesos y procedimientos vinculados a la movilidad humana, se tomarn en cuenta las normas previstas en la ley de la materia, como el principio de especialidad, y de igual modo, dicho artculo refuerza esta proteccin indicando que en casos de que el inters superior del NNA exija el mantenimiento de la unidad familiar, el imperativo de la no privacin de libertad se extender a sus progenitores, sin perjuicio de las medidas alternativas que pudieran dictarse en el control migratorio, de modo tal que se deber siempre tender a mantener la unidad familiar, unidad que debe ser respetada y donde se deben buscar los mecanismos para que las medidas alternativas a dictarse en el control migratorio no operen como formas de separacin entre los progenitores o encargados de los menores y dichos NNA.

Respecto de las garantas bsicas del debido proceso, el art. 99 de la LOMH determina en su numeral 7 que Las nias, nios y adolescentes solicitantes de la condicin de refugiado gozarn de garantas procedimentales especficas y probatorias que aseguren su inters superior, de forma que las garantas especficas refuerzan la idea de los NNA como grupo de atencin prioritaria. En sentido similar se expresan los numerales 8 y 9 del mismo art. 99, as como los numerales 4 y 5 del art. 113 de la LOMH.

De modo an ms especializado, y como parte de las acciones administrativas y ministeriales de proteccin a los NNA migrantes, el Convenio marco de cooperacin interinstitucional entre el Ministerio de Relaciones Exteriores y Movilidad Humana, Ministerio del Interior, Ministerio de Inclusin Econmica y Social, para garantizar el manejo adecuado de los flujos migratorios con enfoque en derechos humanos de los ciudadanos extranjeros y de los nios, nias y adolescentes que ingresan al Ecuador, con especial referencia a los ciudadanos provenientes de los pases sudamericanos (en adelante, el Convenio marco), presenta cuestiones que son dignas de destacar, como las entrevistas a realizarse a los menores en situacin de movilidad, mismas que deber ser enfocadas segn su edad; las tcnicas de acercamiento con las familias de los NNA que viajan acompaados; coordinacin entre el Ministerio del Interior y el Ministerio de Inclusin Econmica y Social; entre otras cuestiones. Se aprecia que dicho Convenio marco tiene una alta carga tcnica, hecho que refuerza con mtodos y tcnicas especializadas la atencin a NNA en situacin de movilidad, tanto acompaados como solos.

 

Vulnerabilidad y riesgos de movilidad en nios, nias y adolescentes. Crticas y propuestas de mejoras en torno al manejo de la migracin

Sin lugar a dudas, la situacin de movilidad pone en un plano de especial vulnerabilidad a los menores de edad, toda vez que la situacin de irregularidad a la que muchas veces se enfrentan sus familias, impide o dificulta que los NNA accedan a servicios bsicos, por ejemplo, en el rea de la salud y la educacin. El ejemplo es palpable cuando se aborda desde la perspectiva de los adultos en situacin de movilidad, que por no tener documentos que avalen su estada en un pas determinado (por ejemplo, la visa de estada temporal o permanente), no pueden acceder a trabajos donde puedan ser asegurados a la seguridad social, hecho que repercute en sus hijos menores de edad.

La Convencin sobre los Derechos del Nio (1989) establece en su artculo 2 numeral 1 que:

Los Estados Partes respetarn los derechos enunciados en la presente Convencin y asegurarn su aplicacin a cada nio sujeto a su jurisdiccin, sin distincin alguna, independientemente de la raza, el color, el sexo, el idioma, la religin, la opinin poltica o de otra ndole, el origen nacional, tnico o social, la posicin econmica, los impedimentos fsicos, el nacimiento o cualquier otra condicin del nio, de sus padres o de sus representantes legales.

As, se reconoce que los derechos de los NNA[5] protegern a dichos sujetos de derechos sin perjuicio de condiciones tales como su nacionalidad (origen nacional) ni tampoco por condicin alguna de sus padres o representantes legales. Sin embargo, si bien esta proclama de no discriminacin es clara, como bien establece Liwski (2008) no se puede obviar que la discriminacin a NNA por su condicin migratoria existe en el mbito regional, siendo que un impacto claro de esta discriminacin es la imposibilidad de nios, nias y adolescentes de acceder a los derechos econmicos, sociales y culturales. La diferenciacin de los nios en migrantes o no migrantes, o dentro de esta categora, en subcategoras como regularizados o no regularizados (p. 5).

Como menciona la Organizacin de Estados Americanos (2020), si bien los Estados Americanos contemplan sistemas de proteccin a la niez en materia de salud y educacin, no es menos cierto que cada Estado posee requisitos diferentes para el ingreso a estos sectores antes mencionados, siendo ejemplo de esto, documentacin especfica como migrante, aunque no en todos los Estados se aprecian estos requisitos, que podran ser denominados como excluyentes, puesto que no todos los migrantes poseen la situacin econmica como para afrontar los gastos que representa la regularizacin de su situacin migratoria.

De conformidad como se ha podido apreciar a lo largo del desarrollo del presente trabajo, el manejo que realizan los Estados del tema de la migracin difiere en numerosos puntos. De igual modo, al abordar la vulnerabilidad y riesgos de los menores de edad en situacin de movilidad, se evidenciaron ciertas falencias que aumentan esta vulnerabilidad. Por ello, en el presente apartado, se analizarn una serie de crticas al manejo de la migracin, con nfasis en los menores de edad como grupo de especial vulnerabilidad, asomando tambin ciertas propuestas de mejora en pro de este grupo antes mencionado.

Uno de los puntos ms importantes en materia de niez y adolescencia en condicin de movilidad es su precario acceso a los sistemas de educacin. Muchas veces, los NNA no acceden a sistemas educativos puesto que sus familias se encuentran de paso por los pases de trnsito y no forma parte del plan familiar el ingreso de dichos menores a centros educativos. Sin embargo, otras familias se asientan en un pas determinado, pero por problemas econmicos o administrativos no pueden tramitar los documentos respectivos en los Ministerios de migracin o movilidad humana, quedando, en muchos casos, excluidos por falta de requisitos formales.

La salud es otro tema de importante abordaje. Supra ya se haba comentado que el acceso los servicios de salud, en muchos pases, est condicionado por la seguridad social a la que tengan derecho los padres y familiares de los NNA. En el panorama reciente, la pandemia de Covid-19 afect seriamente a los sistemas de salud en Ecuador, siendo que un reportaje de Primicias (2020) destac que:

Se revel que menos del 30 % dijeron tener suficiente comida y el 13% no tuvo ningn acceso a alimentos. El principal detonante fue la falta de empleo y ahorros, lo que se evidencia en que el 82% de los venezolanos estaba sin trabajo en mayo y el 40% manifest dificultades de acceso a la salud.

As mismo, la carencia de un documento del pas donde se encuentran los migrantes, ejemplo cdula o DNI, dificulta tambin el ingreso a los sistemas informticos sanitarios, tanto de los padres o familiares como de los propios NNA.

Sobre las posibles mejoras en las polticas pblicas, se aprecia, en primer trmino, que el ordenamiento jurdico ecuatoriano posee las herramientas legales necesarias para articular polticas de atencin a los migrantes, sobre todo, a los NNA. Sera prudente la existencia de una base de datos que, con las debidas diligencias y protegiendo la identidad de los NNA, tuviera datos referentes a los NNA y sus familiares. Esta base de datos servira de cara a censar a estos NNA, obteniendo datos respecto de reas sensibles como su educacin, su acceso a la salud, vestimenta, alimentacin, recreacin, etc.

Respecto a la educacin, se debera vigilar el ingreso de dichos NNA a los sistemas educativos, de cara a lograr una insercin educativa acorde a sus necesidades, con seguimientos especiales y dando los incentivos necesarios para su estada dentro del sistema educativo, desincentivando su desercin. En cuanto a la salud, los sistemas sanitarios deben facilitar el acceso de los NNA a subcentros, hospitales as como tambin, una atencin especializada y un seguimiento en el caso de NNA migrantes con enfermedades catastrficas, discapacidades y otras situaciones especiales.

Un elemento esencial es la necesidad de eliminar posibles casos de abusos de los menores en situacin de movilidad, por ejemplo, lo relacionado con la mendicidad y con el trabajo infantil. En cuanto a cuestiones de vestimenta, vivienda, alimentacin y recreacin, es menester que los distintos ministerios (MIES, por ejemplo), en coordinacin con el Ministerio del Interior y el Ministerio de Movilidad Humana, articule polticas pblicas que permitan llegar a los NNA migrantes, permitiendo el acceso de estos NNA a programas de alimentacin, eliminacin de la desnutricin, facilidades de acceso a vivienda digna, vestimenta as como recreacin, tomando en cuenta que son derechos necesarios para un desarrollo pleno de los NNA.

 

CONCLUSIONES

Se concluye que la movilidad humana es una actividad que tanto de forma voluntaria como involuntaria, tiene una larga trayectoria desde la antigedad hasta la actualidad. Los motivos de dicha movilizacin de personas son variados, siendo ms frecuentes los derivados de problemas sociales y econmicos. Dentro de los grupos humanos que migran, es preciso destacar que los NNA son un grupo de especial atencin, puesto que su vulnerabilidad general por su edad, se aumenta de manera exponencial cuando se trata de NNA en situacin de movilidad humana.

Desde el marco internacional, numerosos cuerpos normativos de derechos humanos protegen a la niez, tales como la Convencin sobre Derechos del Nio, observaciones tales como la Observacin General N 14 del Comit de los Derechos del Nio (2013) y expresiones de la Corte Interamericana de Derechos Humanos, como la Opinin Consultiva sobre los derechos y garantas de nias y nios en el contexto de la migracin y/o en necesidad de proteccin internacional (2014).

En Ecuador, desde su seno constitucional, recoge elementos normativos primordiales para la proteccin de la niez, as como de las personas migrantes. As, se desarrolla normativa infraconstitucional tal como el Cdigo de la Niez y Adolescencia y la Ley de Movilidad Humana, que de forma focalizada, extienden los preceptos constitucionales de proteccin a los NNA y a los NNA en situacin de movilidad.

Se aprecia que si bien el marco normativo nacional respeta los parmetros de proteccin de los NNA emanados del Derecho internacional, la realidad muestra que los NNA en situacin de movilidad humana estn muchas veces en situacin de calle, de extrema pobreza y sin poder acceder a servicios bsicos tales como la educacin o la salud. As mismo, se presentan casos de trabajo infantil que de igual modo vulneran derechos constitucionales e internacionales.

 

Referencias

1.               Altamirano Ra, T. (2021). Refugiados ambientales: Cambio climtico y migracin forzada. Lima: Fondo Editorial de la Pontificia Universidad Catlica del Per.

2.               lvarez Acosta, M. & Lpez Len, E. (2019). Las migraciones africanas en la contemporaneidad: singularidades ms relevantes. Poltica Internacional, vol. 1, nm. 3, pp. 1-10.

3.               Asamblea Constituyente del Ecuador. (2008). Constitucin de la Repblica del Ecuador. Quito: Ediciones Legales.

4.               Asamblea Nacional del Ecuador. (2017). Ley Orgnica de Movilidad Humana. Quito: Ediciones Legales.

5.               Comisin Econmica para Amrica Latina y el Caribe. (2010). Riesgos de abusos y explotacin amenazan a nias y nios migrantes de Amrica Latina y el Caribe. Disponible en: https://www.cepal.org/es/comunicados/riesgos-abusos-explotacion-amenazan-ninas-ninos-migrantes-america-latina-caribe#:~:text=El%20estudio%20indica%20que%20pol%C3%ADticas,migrantes%2C%20especialmente%20si%20son%20indocumentados.

6.               Comit de los Derechos del Nio. (2013). Observacin General N 14. Disponible en: https://www.observatoriodelainfancia.es/oia/esp/documentos_ficha.aspx?id=3990

7.               Congreso Nacional del Ecuador. (2003). Cdigo de la Niez y Adolescencia. Quito: Ediciones Legales.

8.               Corte Constitucional del Ecuador. (2014). Sentencia N 022-14-SEP-CC, Caso N 1699-11-EP. Disponible en: https://portal.corteconstitucional.gob.ec/FichaRelatoria.aspx?numdocumento=022-14-SEP-CC

9.               Erazo Galarza, D. (2021). Desarrollo Jurisprudencial de los Derechos de los Grupos de Atencin Prioritaria. JUEES, vol. 1, nm. 1, pp. 64-85.

10.            Ferrajoli, L. (2019). Polticas contra los migrantes y crisis de la civilidad jurdica. Revista Crtica Penal y Poder, nm. 18, pp. 182-193.

11.            Guilln del Romero, J., Menndez Menndez, F. & Moreira Chica, T. (2019). Migracin como fenmeno social vulnerable y salvaguarda de los derechos humanos. Revista de ciencias sociales, Universidad del Zulia, vol. XXV, nm. 1, pp. 281-294.

12.            Jetn Balarezo, P. & Jimbo Tonato, M. (2010). La responsabilidad de la familia en la plena vigencia de los derechos de los nios. Tesis de Grado, Repositorio de la Universidad de Cuenca. Disponible en: https://dspace.ucuenca.edu.ec/bitstream/123456789/2353/1/tps651.pdf

13.            Lages de Oliveira, R. (2019). Migracin internacional y Derecho: una reflexin en clave de derechos humanos. Revista Anales, nm. 16, pp. 29-45.

14.            Liwski, N. (2008). Migraciones de nias, nios y adolescentes bajo el enfoque de derechos. Foro de Alto Nivel sobre Asuntos Migratorios, Consejo Permanente de la Organizacin de los Estados Americanos. Disponible en: https://www.fundacionhenrydunant.org/images/stories/biblioteca/ddhh-juventud/Informe%20al%20Consejo%20Permanente-OEA_Migraciones%20de%20Ni%C3%B1os%20Ni%C3%B1as%20y%20Adolescentes%20bajo%20el%20Enfoque%20de%20Derechos.pdf

15.            Magistris, G. (2018). La construccin del nio como sujeto de derechos y la agencia infantil en cuestin. Journal de Ciencias Sociales. Revista Acadmica de la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad de Palermo, ao 6, nm. 11, pp. 6-28.

16.            Ministerio de Inclusin Econmica y Social. (2019). Convenio marco de cooperacin interinstitucional entre el Ministerio de Relaciones Exteriores y Movilidad Humana, Ministerio del Interior, Ministerio de Inclusin Econmica y Social, para garantizar el manejo adecuado de los flujos migratorios con enfoque en derechos humanos de los ciudadanos extranjeros y de los nios, nias y adolescentes que ingresan al Ecuador, con especial referencia a los ciudadanos provenientes de los pases sudamericanos. Disponible en: https://www.inclusion.gob.ec/wp-content/uploads/2019/09/ACUERDO-095-de-09-de-mayo-del-2019_.pdf

17.            Moreno Mera, J. (2019). Migracin haitiana hacia la frontera norte de Mxico. Espacio abierto, vol. 28, nm. 1, pp. 67-85.

18.            Ochoa Escobar, L., Peafiel Palacios, A., Vinueza Ochoa, N. & Snchez Santacruz, R. (2021). Inters superior de los nios, nias y adolescentes en Ecuador. Revista Conrado, vol. 17, nm. 83, pp. 442-429.

19.            Organizacin de Estados Americanos. (2020). Niez y adolescencia en contexto de movilidad humana. Aproximacin al rol de los sistemas de promocin y proteccin de derechos. Disponible en: http://www.iin.oea.org/pdf-iin/publicaciones/2021/movilidad/Ni%C3%B1ez%20y%20adolescencia%20en%20contexto%20de%20movilidad%20humana.pdf

20.            Organizacin de las Naciones Unidas. (1989). Convencin sobre los Derechos del Nio. Disponible en: https://www.un.org/es/events/childrenday/pdf/derechos.pdf

21.            Ortega Rojas, A. (2021). Derechos humanos de los migrantes. Pasar de "una cultura del rechazo" a construir "una cultura del encuentro", pp. 243-254. En: A. Victoria Parra Gonzlez (coord.), N. lamo Gmez y E. Picado Valverde (dirs.), Polticas pblicas en defensa de la inclusin, la diversidad y el gnero III: migraciones y derechos humanos. Salamanca: Ediciones Universidad de Salamanca.

22.            Ortega Velzquez, E. (2015). Los nios migrantes irregulares y sus derechos humanos en la prctica Europea y Americana: entre el control y la proteccin. Boletn Mexicano de Derecho Comparado, ao XLVIII, nm. 142, pp. 185-221.

23.            Pardo, J. (2020). El nuevo Pacto Europeo de Migracin y Asilo: la posicin espaola. Real Instituto Elcano. Disponible en: https://media.realinstitutoelcano.org/wp-content/uploads/2021/10/ari125-2020-pardo-nuevo-pacto-europeo-de-migracion-y-asilo-posicion-espanola.pdf

24.            Paz Villegas, C. (2015). Los grupos de atencin prioritaria y la formulacin de la poltica pblica local. Tesis de Grado, Universidad Tcnica de Ambato. Disponible en: https://repositorio.uta.edu.ec/bitstream/123456789/8730/1/FCJCS-D-757.pdf

25.            Perugachi Torres, R. (2014). Estudio a la evolucin jurdica de los derechos que asisten a los grupos de atencin prioritaria constantes en la Constitucin de la Repblica de 2008. Tesis de Grado, Universidad Central del Ecuador. Disponible en: http://www.dspace.uce.edu.ec/handle/25000/3221

26.            Pfleger, S. (2019). Las dos caras del framing meditico de la migracin en Mxico: las personas-peligro y las personas-vctima contra el Estado-nacin. Discurso y Sociedad, vol. 13, nm. 4, pp. 651-669.

27.            Primicias. (31 de mayo de 2020). Nios venezolanos: Invisibles y en alto riesgo por el Covid-19 en Ecuador. Disponible en: https://www.primicias.ec/noticias/sociedad/ninos-venezolanos-invisibles-riesgo-covid-ecuador/

28.            Reig, A. & Norum, R. (2020). Migrantes. Caracas: Ed. Ekar.

29.            Valencia-Corominas, J. (2018). El inters superior del nio. Jurdica Suplemento de anlisis legal, El Peruano. Disponible en: http://200.11.53.159/bitstream/handle/ulima/6154/Valencia_Corominas_Jorge_juridica_687.pdf?sequence=1&isAllowed=y

 

 

 

 

 

 

 

2022 por los autores. Este artculo es de acceso abierto y distribuido segn los trminos y condiciones de la licencia Creative Commons Atribucin-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional (CC BY-NC-SA 4.0)

(https://creativecommons.org/licenses/by-nc-sa/4.0/).|

 



[1] Ejemplo de esto, es la poltica migratoria adoptada por la Unin Europea, en torno a la crisis humanitaria y migratoria que deriva de la migracin desde el frica del Norte y Subsahariana, cruzando el Mar Mediterrneo en condiciones inhumanas. Al respecto, en el ao 2008 se cre el Pacto Europeo de Migracin y Asilo, mismo que se encuentra en la actualidad, siendo debatido para su reforma, con una mirada ms actual (Pardo, 2020).

[2] Este art. 11, en su numeral 1 establece que 1. Toda persona tiene derecho al respeto de su honra y al reconocimiento de su dignidad.

[3] Como parte de los motivos, los Estados que consultan indicaron que En Amrica Latina y el Caribe, se estima que alrededor de 25 millones de personas han migrado hacia pases de Norteamrica y Europa, mientras que otros seis millones han migrado a otros pases dentro de la regin. De ellas, una cantidad creciente, aunque todava inestimable, son nios, nias y adolescentes algunos de los cuales migran junto a sus padres (o con uno de ellos) al tiempo que otros lo hacen, de manera creciente, en forma no acompaada o separada. []. [] Los nios y nias [] migran por motivos diversos, sea por reagrupacin familiar, bsqueda de mejores condiciones econmicas, sociales o culturales, para escapar de la pobreza extrema, la degradacin ambiental, la violencia u otras formas de abuso y persecucin a las que se ven sometidos. Las personas migrantes en situacin migratoria irregular, por un lado, y los nios y nias, por el otro, son grupos sociales que se encuentran en una condicin de vulnerabilidad. Ambos colectivos

requieren, por ello, un compromiso especial por parte de los Estados que deben procurar el respeto, la proteccin y la garanta de sus derechos fundamentales [teniendo en cuenta] un enfoque transversal de edad que tenga debidamente en [consideracin] los derechos de los nios y nias afectados por la migracin. [] En la actualidad, la utilizacin de la privacin de libertad de migrantes (adultos y nios) asociada a la infraccin de las normas migratorias constituye una problemtica que suscita una profunda

preocupacin en diferentes mbitos nacionales e internacionales (Opinin Consultiva OC-21/14, 2014, p. 3).

[4] Ms precisamente, los artculos 1.1, 2, 4.1, 5, 7, 8, 11, 17, 19, 22.7, 22.8, 25 y 29 de la Convencin Americana sobre Derechos Humanos y los artculos 1, 6, 8, 25 y 27 de la Declaracin Americana de [los] Derechos y Deberes del Hombre y el artculo 13 de la Convencin Interamericana para Prevenir y Sancionar la Tortura.

[5] Tal como hace referencia la nota aclaratoria de la Convencin sobre los Derechos del Nio (1989, p. 10), Se entiende por nio todo ser humano desde su nacimiento hasta los 18 aos de edad, salvo que haya alcanzado antes la mayora de edad, motivo por el cual ingresan tambin los adolescentes como sujetos de derechos de la Convencin sobre los Derechos del Nio.

Métricas del Artículos

Cargando Métricas.....

Metrics powered by MI WEB PRO

Enlaces de Referencia

  • Por el momento, no existen enlaces de referencia


Copyright (c) 2022 Karla Jahely Jurado Iñiguez, Jamileth Briggitte Seminario Sandoval, Mónica Eloiza Ramón Merchán

URL de la Licencia: https://creativecommons.org/licenses/by-nc-sa/4.0/deed.es

Polo de Capacitación, Investigación y Publicación (POCAIP)

Dirección: Ciudadela El Palmar, II Etapa,  Manta - Manabí - Ecuador.

Código Postal: 130801

Teléfonos: 056051775/0991871420

Email: [email protected]

URL: https://www.dominiodelasciencias.com/

DOI: https://doi.org/10.23857/pocaip